Flickr. Fermín Grodira

Madrid, capital de la basura

Una de las ciudades más bellas del mundo – así lo atestiguan muchos entendidos – es la capital de España. Madrid puede presumir de tener, obras de arte únicas en el mundo, inmensas zonas verdes, clima sano, entornos naturales y culturales envidiables y una larga lista de atractivos que atraen al viajero de forma irresistible.

Junto a todo esto, sus responsables políticos, gestores. Altos cargos y enchufados varios, han conseguido que Madrid se haya convertido en tener – entre otros “títulos”- el de la capital de la basura.

Especialmente contribuyen a estas numerosas huelgas, los trabajadores que desarrollan este trabajo gracias a la “labor” que hábilmente realizan los gestores correspondientes. Se trata de que se saquen a concurso variados servicios, por parte de un Ayuntamiento neoliberal que huye de realizar, con los funcionarios que cobran sus sueldos gracias a los impuestos que abonan los contribuyentes, todo lo que una ciudad como Madrid necesita.

Es el caso que, de vez en cuando, trabajadores del Ayuntamiento – es decir funcionarios a quienes pagan las empresas ganadoras de los citados concursos – son víctimas de los abusos de las empresas que han conseguido realizar estos trabajos.

La reacción de los trabajadores a los despidos improcedentes, horas extras sin pagar, condiciones de trabajo imposibles de cumplir, horarios inaceptables y otras “alegrías” de las empresas que ganan estos concursos, entendiendo que pueden abusar de los operarios y, que con la normativa laboral actual, pueden realizar los servicios como les venga en gana y aumentar sus beneficios.

Todo ello da como resultado la presentación del derecho a la huelga por parte de los trabajadores afectados.

El resultado es fácil de entender si se trata – como ocurrirá dentro de pocos días en la capital de España – de la recogida de basuras, servicio que por cierto cobra el Ayuntamiento de Madrid con tasas elevadísimas.

De esta forma, desde el día 3 de enero del año entrante, Madrid se va a convertir en la capital de la basura, todo ello en plenas fechas navideñas, y en los días anteriores a la Cabalgata de los Reyes, que congregará a miles de mayores y pequeños en las calles de la ciudad y que podrán disfrutar de tan original ambiente y dispondrán de un atractivo más de la capital de España.

A eso se unirá la impresentable situación de las calle de la ciudad, donde baches, de varios centímetros son un peligro para la circulación. Autobuses y metro que circulan con 15 minutos de frecuencia; árboles que cuando sopla el aire pueden matar en su caída a los viandantes; aceras con el pavimento imposible de ser utilizado sin riesgos de caídas, y una larga lista de deficiencias que adornan a una de las capitales más bellas del mundo, que en breves fechas unirá, a su actual muestra de atractivos, uno más, el de ser la capital de la basura.

Faustino Castilla
Director de la Revista de Viajes y Turismo