60 años del Citroën Tiburón

El DS 19, conocido en España como ‘Tiburón’, se presentaba por primera vez en el Salón del Automóvil de París, en el Grand Palais en el año 1955. Para todos sus contemporáneos fue una verdadera revelación, con un estilo escultural y prestaciones de confort y de conducción inéditas, gracias al sistema hidráulico. Este dispositivo distribuido al embrague, al comando de los frenos, a la dirección y a la caja de cambios, suavizaba todos los aspectos de la conducción y hacía del DS un ejemplo de confort.

Un vehículo de vanguardia del que se vendieron 12.000 unidades el primer día. Al final del Salón, diez días después, eran ya 80.000 DS los que ya tenían comprador.

DS_19_1960_copyright_A_MARTINA lo largo de toda su historia, el DS ha presentado diversas proezas tecnológicas. Por ejemplo, en 1967, con la llegada de los faros direccionales, que pivotan al mismo tiempo que las ruedas, o en 1969, con la inyección electrónica. Producido en Francia (en París), Bélgica, Reino Unido, Portugal y África del Sur, este vehículo fue exportado a toda Europa occidental, a la casi totalidad de los países de la Commonwealth, entre ellos Canadá y Australia, así como a Estados Unidos, donde aún cuenta con numerosos incondicionales. Su elegancia y su vanguardismo son sus principales atributos. De él se vendieron 1.456.115 unidades.

El DS fue un vehículo que supo mostrar el savoir-faire francés en todo el mundo. Con sus líneas esculpidas obtuvo el ‘Gran Premio de la Estética Industrial’ en la Triennale de Milán, en 1957, y fue entonces cuando Roland Barthes lo comparó con ‘una gran catedral gótica’. Con su versión ‘Pallas’, lanzada en octubre de 1964, el DS se convirtió en un embajador del lujo francés. A finales de 1999, fue elegido como el ‘más bello objeto del diseño mundial del siglo XX’, en Londres.