Oferta de buceo y submarinismo en Benidorm

Benidorm es una ciudad de sol y playa que impresiona con sus imponentes rascacielos que se unen para formar un sobrecogedor “Skyline”, además de caracterizarse por su exquisita y variada gastronomía, su ocio y deporte y los abruptos parajes de Sierra Helada. Pero no sólo eso! Además, se posiciona como destino de buceo de primerísimo nivel con un fondo submarino que es un paraíso para los amantes de este deporte.

Así lo explicó Laura García, Técnico en Promoción de la Fundación Turismo de Benidorm, durante la presentación del destino como sitio ideal para el buceo, en un acto que tuvo lugar en el Real Canoe Natación de Madrid, y durante el que se presentó también la Feria de Buceo Dive Travel Show, que se celebró el 4 y 5 de marzo en el Pabellón de Cristal, Casa de Campo, Madrid. Asistieron, además, Ingrid Riera, Directora de la revista Buceadores y Miguel Lozano, Subcampeón del mundo de apnea.

Lujo para la práctica de submarinismo

Benidorm ha sido desde hace años un destino idóneo para la práctica del buceo. Pero en los últimos años se ha promocionado más esta actividad que atrae a cientos de turistas cada año. Y es que este destino cuenta con dos atractivos insuperables: por un lado la climatología y, por otro, la transparencia de sus aguas y la belleza de sus fondos marinos.

Benidorm registra una temperatura anual de entre 18 y 20 grados, lo que permite la práctica del buceo prácticamente todo el año gracias a la agradable temperatura de sus aguas. A esto se suma que cuenta con grandes bancos de Posidonia, planta acuática que mantiene el agua clara y limpia y permite una amplia mucha visibilidad.

“Este año Benidorm sigue trabajando en posicionarse como lugar idóneo para sumergirse en sus aguas transparentes gracias a la increíble oferta submarina que todavía está por ser descubierta. Uno de los principales atractivos de los fondos benidormenses es la gran parte de la superficie que se encuentra bajo protección del Parque Natural de Sierra Helada, desde hace ya más de diez años”, explicó García.

En tierra, este parque natural se estira desde Benidorm hasta Albir y se compone de unos imponentes acantilados de más de 300 metros de altura que se desploman bajo la superficie del agua. Asimismo, alcanza la isóbata 20 metros, siendo ésta la profundidad media de la mayoría de inmersiones de la zona.

Dentro del recinto natural se encuentran los puntos de buceo más emblemáticos de Alicante, como la Llosa, La Cueva del Elefante, la Isla Mediana y la Isla de Benidorm -la principal protagonista, que ofrece 11 inmersiones únicas-, a cada cuál más atractiva. En todas las inmersiones se puede disfrutar de la compañía de las castañuelas, sargos, obladas, mojarras, salpas, morenas, pulpos y con la presencia ocasional de grandes bolas de barracudas, peces de luna en el azul y caballitos de mar.

“Por todo esto es que queremos promocionar esta oferta tan diferente de Benidorm, que estamos seguros enamorará tanto a los fanáticos del buceo y del submarinismo como a los que recién se inician, ya que descubrirán el paraíso tenemos en las aguas de nuestra ciudad”, aseguró García. En efecto, Benidorm cuenta con rutas de buceo para todos los niveles y ofrece escuelas infantiles para principiantes.

Inmersión rodeada de pequeñas criaturas en la Cueva de Elefante

El buceo más peculiar del Parque Natural de Sierra Helada lleva a visitar dos cuevas: la Cueva del Elefante y la Cueva de los Enanos, ambas situadas a los pies de los acantilados de la sierra. La entrada de la primera cueva, la principal, se encuentra a 12 metros de profundidad, y cuenta con una cámara repleta de estalactitas y con una burbuja de aire que permite salir y maravillarse de todo cuanto rodea. La segunda, de menor tamaño, cuenta con otra burbuja en la se puede salir a respirar el aire fresco, donde antes se situaban las siete estatuas de enanitos que dieron nombre a este accidente, aunque ahora solo queda una.

Ambas cuevas están repletas de salientes tapizados de coral naranja y pequeñas oquedades que la hacen verdaderamente atractiva. Para los aficionados a la fauna se encuentran innumerables entretenimientos, dada a la abundancia de pequeñas criaturas, como gusanos poliquemos y numerosos nubibranquios y quisquillas Palaemon elegans.

Un buceo entre cefalópodos en la Isla Mediana

Otro lugar idílico para la práctica de buceo es la Isla Mediana, también conocida como la Isla de los pulpos por la gran presencia de cefalópodos que pueblan sus fondos. La isla emerge desde los 26 metros de fondo. Durante el buceo se pueden deleitar los paisajes y la fauna que la rodean. La isla se caracteriza por diferentes factores en el norte y en el sur:

La cara noroeste, la que apunta hacia al tierra firme, presenta unos fondos rocosos con una profundidad que no supera los 10 metros.

El lado opuesto, orientado al mar abierto, se determina por una importante cortada hasta los 25 metros, frecuentada por el azul de especies peculiares como los peces de luna.

El símbolo distintivo, la Isla de Benidorm

Por último, a tan sólo 2 millas de la costa, la isla de Benidorm de tan solo 6,5 hectáreas de superficie, es también una de las mejores zonas de buceo de toda la provincia de Alicante. Asimismo, es uno de los lugares más frecuentados de esta región del país por aficionados al buceo.

La inmersión estrella entorno a la Isla es La Llosa. Una inmersión que solapa tanto los encuentros como las emociones. El buceador puede disfrutar hasta de 25 metros de inmersión con magníficas paredes de coral en la cara este de la isla.

En este sentido, Miguel Lozano, experto buceador, comenta: “Benidorm se caracteriza por diversas ventajas, primero de todo por el clima del agua,  ya que se mantiene durante meses, y eso crea una continuidad de apnea. Por otra parte, la Isla de Benidorm tiene buena accesibilidad a la costa, y aunque venga el viento de poniente y levante, siempre podemos practicar apnea, en un lado u otro, dependiendo de donde proceda el viento. También, tiene buena profundidad, alrededor de 35-40 metros y, por último, no hay corrientes fuertes”.

Para un buceo más relajado, la mejor opción es Punta Garbí, también conocido como Lebeche. Se trata de un buceo con una profundidad media de 15 metros, que lleva a recorrer una plataforma rocosa. Esta inmersión es todo un acuario, gracias a la cantidad de fauna que se congrega en la zona.

Finalmente no se debe olvidar de Los Arcos, en cuyo fondo despuntan grandes rocas repletas de cornisas y grietas que dan juego al buceador. La profundidad es de 10-12 metros y hay presencia de congrios, morenas, langostas y pulpos.