De aquellos polvos estos lodos

  • La realidad del sector turístico en España

Como viene siendo habitual en este país también llamado España, todo lo que está cerca de los políticos – se puede decir de la inmensa mayoría de lo que hacen los políticos pero al final su quehacer diario así lo procura – se enturbia, se corrompe y se eleva a la enésima potencia de lo inaceptable.

Y es que un país que tiene esta clase política difícilmente puede funcionar bien. Si a eso se unen empresarios de extraño pelaje y peores hechos, junto a una clase trabajadora descreída de su importancia y su responsabilidad, llegamos a la realidad que hoy reina en nuestra economía y nuestra convivencia.

Digo todo lo anterior porque lo que está ocurriendo en este momento en la actividad turística española se veía venir y muchos así lo habíamos anunciado. No tanto por ser visionarios sino por tener un mínimo de sentido común. Solo hacía falta saber que de aquellos polvos no podían llegar sino estos lodos.

Y es que desde los triunfalismos de la creación de destinos políticos como Benidorm, donde el dictador Franco dio carta blanca para su extraño desarrollo. a la actualidad, no se ha tenido claro, el modelo de Turismo que este país ofrecía a los viajeros de dentro y fuera de España.

Lo habitual ha sido dar bandazos sin criterios serios y rigurosos como han hecho otros países. Así, desde la apertura de España al exterior en tiempo franquistas hacia los años 60 y 70 del pasado siglo, se ha buscado el turismo de pandereta, un falso y trasnochado tipismo y precios bajos para atraer a los turistas. Al mismo tiempo un empresariado que buscaba el máximo beneficio se hizo con el control de las decisiones del sector, animado por políticos corruptos de la dictadura franquista, con ejemplos que no hace falta reproducir aquí, pero conocidos por todos los que tienen algo que ver con esta actividad industrial que es, al fin y al cabo, el Turismo.   

Así,se ha llegado al siglo XXI, con una sistemática  e incomprensible  prepotencia y triunfalismo sin límites, que nos ha llevado a pensar que por conseguir esta industria el 11% del PIB todo es posible y todo está permitido. Algo que no ocurre en otros destinos turísticos – como puede ser el caso de Francia – donde el cálculo de a gestión del Turismo se analiza y se lleva a cabo de forma adecuada.

Solamente los problemas de seguridad que padecen otros destinos competitivos al sector turístico español han hecho posible que el crecimiento de nuestra oferta haya llegado a donde en este momento se encuentra. Nunca por estudio y planificación adecuada, tanto de los políticos como de los empresarios, sino más bien por una serie de situaciones exteriores que producen un resultado favorable para nuestra actividad turística.

Los lodos que ahora aparecen son el resultado de aquellos polvos. Así, solamente los precios bajos de nuestro Turismo – a costa de tirar por los suelos las ofertas – los ya comentados problemas de inseguridad de nuestros competidores y la crisis económica que existe en los paises emisores del turismo hacia España, han permitido que lleguen a nuestros país un elevado número de viajeros.

No llegan las cifras que el INE pregona, porque  a los gestores políticos les interesa presumir de ello, y estas cantidades son hábilmente manipuladas, tanto en número como en gasto por turista. De ello hablaremos en otro momento demostrando que las mentiras sobre la llegada de turistas a España son claras y bien destacadas.

Todo lo anteriormente dicho es la demostración de que, con esos polvos se ha llegado a lo que se denomina “turismofobia”, que no es otra cosa que el resultado de una impresentable gestión del sector turístico español a nivel político y empresarial. De ello hablaremos  en un próximo Pregón