Competencia sanciona por infracciones de precios en SMS

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha presentado ante el Tribunal Supremo el recurso contra la decisión de la Audiencia Nacional de anular la multa de 22,6 millones de euros impuesta por el regulador a Repsol en julio de 2015 por vulnerar la competencia.

La CNMC sancionó a la petrolera hace dos años por incurrir en infracciones a la hora de fijar los precios de las gasolinas en sus estaciones de servicio abanderadas. Además, unos meses antes, en febrero, le impuso otra de 20 millones.

El pasado 28 de agosto se conoció una sentencia de la Audiencia Nacional del 27 de julio que anulaba la multa de 22,6 millones – la otra está pendiente -. El tribunal argumentó en su sentencia que Competencia había sancionado a la matriz del grupo por algo que supuestamente había hecho una filial, Repsol Comercial de Productos Petrolíferos. La Audiencia no entró a valorar si realmente hubo o no hubo infracción.

Orange es el operador de telefonía que más tarde en resolver sus averías, y el que más tiempo trata en solucionar las reclamaciones de sus clientes.

Tras esta sentencia, y como suele hacer Competencia, ha presentado ya el recurso contra esta decisión. “Anular una multa con el argumento de que es la filial y no la matriz, que en este caso además está controlada por Repsol en más de un 99%, es una doctrina superada ya por la jurisprudencia del Tribunal Supremo“, aseguran fuentes jurídicas.

Fuentes del organismo explican que no es la primera vez que la Audiencia utiliza este argumento y luego el Supremo la corrige. Además, en el organismo confían en que tampoco se rebaje la cuantía de la multa porque el ámbito de actuación de la empresa -filial o matriz- no varía.

Además, Competencia está preparando también el recurso contra la decisión de la Audiencia, de anular una multa de 120 millones de euros impuesta a las tres operadoras principales del país en 2012 por infracciones en los precios de los SMS.

Y es que aunque las compañías suelen recurrir a la justicia para frenar la actividad sancionadora de Competencia, Marín Quemada no ha dado su brazo a torcer y, desde que llegó al cargo en septiembre de 2013, ha roto todos los récords de multas por abusos contra los consumidores.Según los datos de la CNMC, desde entonces ha impuesto sanciones por más de 1.000 millones de euros. Solo en 2016, el organismo regulador aplicó 106 sanciones por valor de algo más de 244 millones de euros. El récord es del año 2015, cuando impuso multas por valor de 555 millones.

Sin embargo, muchas de esas multas quedan en papel mojado o, como mínimo, tardan años en cobrarse. Según un informe enviado al Congreso por la CNMC en junio, el regulador sólo había recaudado un 3% -29,81 millones- de los casi mil millones impuestos desde finales de 2013.

Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia

La cifra es irrisoria aunque no definitiva. Porque el presidente del organismo ha explicado públicamente que aunque los expedientes abiertos a las compañías tienen una vida judicial de hasta diez años, entre sentencias y recursos, finalmente el proceso acaba con el cobro de hasta el 80% de las multas.

Críticas a Marín Quemada

Precisamente, esta actividad sancionadora le ha generado numerosas críticas entre las compañías de los sectores más multados, como son las eléctricas, operadoras, automovilísticas y cadenas de televisión.

Las dos sentencias conocidas en apenas unos días suponen un espaldarazo para quiénes piensan que Marín Quemada y su equipo son “solo funcionarios” que no “conocen el mercado”, aseguran fuentes empresariales. Para algunas empresas afectadas por la labor de la CNMC, el organismo está en su fase de mayor desprestigio por los continuos azotes de la justicia.