Del teatro clásico a la gran música junto a diferentes exposiciones

Como ya hemos comentado en estas páginas un gran número de veces, el Turismo Cultural es uno de los auténticos pilares que deben sostener la actividad de esta industria, sin olvidar otras de sus ofertas, pero asegurando que quien tiene muestras de este tipo tendrá siempre asegurado el éxito en su desarrollo.

Así las cosas, el otoño que se presenta en próximas fechas muestra una auténtica y completa galería de ofertas para los viajeros que gustan de la cultura, el arte, la música y las grandes demostraciones que buscan  viajeros nacionales y extranjeros.

El teatro clásico se cita en Madrid en estas fechas con obras verdaderamente especiales siempre en marcos cuidados y llenas de tipismo e interpretado por artistas de enorme calidad.

La ópera es otra cita, esta vez en el Teatro Real, que inaugura Programa y que representa en su escenario una obra de Mozart.

Para finalizar la oferta, diferentes exposiciones muestran desde fotografía a historia sin olvidar una muestra del modisto Pertegaz.

Teatro Clásico del Siglo de Oro

El Siglo de Oro protagonista de Fiesta Corral Cervantes continúa su periplo en pleno corazón de Madrid, en su eje cultural, donde la Fundación Siglo de Oro ha puesto en pie este novedoso proyecto como colofón del verano para todos los madrileños y sus visitantes.

Una de las mejores compañías de improvisación teatral del mundo, galardonada con diferentes premios desembarca en Corral Cervantes con una apuesta más que atrevida y divertida: A nadie se le dio veneno en risa.

Esta frase que dijo Lope de Vega, da título al trabajo que han propuesto los actores de Impromadrid, expertos improvisadores, que se lanzan a jugar con el Siglo de Oro con el objetivo único de, como decía Lope, deleitar al público.

Con ayuda de las sugerencias del respetable, se crean escenas cómicas en las que caballeros, pícaros, reyes o cria dos atravesarán los temas predominantes del siglo de oro: los enredos del amor, el honor, la religión o la fugacidad de la vida.

Corral Cervantes brinda la posibilidad de poder comer y beber mientras asiste a las representaciones, un hecho único igual que en los antiguos corrales de comedias.

La Fundación Siglo de Oro organiza Fiesta Corral Cervantes, con el patrocinio de Idea y Junta de Castilla-La Mancha, y la colaboración del Distrito de Retiro del Ayuntamiento de Madrid, lo que supone una excelente muestra de turismo cultural que tanto interés despierta.

Don Gil de las Calzas Verdes

Se han cumplido más de cuatrocientos años del estreno de “Don Gil de las calzas verdes” – tuvo lugar en julio de 1615 en el Mesón de la Fruta de Toledo, hoy Teatro Rojas – y es un buen momento para revisar y reinterpretar este gran clásico de Tirso de Molina, una de las comedias más complejas de todo el repertorio barroco. La idea de este estimulante proyecto surge en el marco de “Ensayand

o un clásico”, proyecto promovido por la Fundación del Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro y dedicado en su primera edición a La mujer en Tirso de Molina.

Convención, ritmo, códigos, enredos, amores, celos y teatro son sus ingredientes. Un ‘Ensamble’ de seis actores con un espíritu ‘Bufo’, que se enmascaran en los personajes principales, satirizando y alimentando esta sucesión alocada de apariencias y

 embelecos que es ‘Don Gil de las calzas verdes’. Un coro que juega con una dramaturgia que agiliza versos, escenas, y clarifica la intrincada trama.

Esta perfecta máquina de enredo sigue divirtiéndonos y asombrándonos. Y ese es también el objetivo principal de este montaje que dirige Hugo Nieto y cuya versión corre a cargo de Alberto Gálvez: La comedia. La risa y el asombro lo van a servir tres actrices (Sara Moraleda, Natalia Erice y María Besant) y tres actores (Jorge Muñoz, Samuel Viyuela y Rafa Maza)- ora en clave de Comedia del Arte, ora en forma de coro. El pícaro Caramanchel hará las veces de Maestro de Ceremonias.

La obra se sitúa en un espacio-tiempo ‘atemporal’ con elementos de época que nos acercan el clásico y respetando, claro está, la moral del XVII para no restar fuerza a la comedia. Todo se ha cuidado al máximo, desde la luz a cargo de Felipe Ramos, el vestuario de Paola de Diego o la música, que en su componente rítmica es interpretada en directo por los actores durante momentos de la representación de la comedia, e interacciona constantemente con la música hablada que es el verso. Miguel Magdalena, fundador y miembro de la reconocida y multipremiada compañía Ron Lalá, es el autor de la composición musical.

Una puesta en escena, esta que ha realizado Hugo Nieto, que cuenta con todo el empaque del Siglo de Oro pero con la fuerza, agilidad y frescura de una versión contemporánea.

En suma una oferta cultural de primer orden  que es cita de seguro éxito.

Gran ópera de Mozart en el Teatro Real

La ópera Lucio Silla, de Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) inaugura la nueva temporada del Teatro Real, reparando finalmente una deuda con el público de Madrid, que no pudo ver nunca esta ópera representada, pese a la indudable calidad y belleza de su música.

La ópera llegará al Teatro Real en una producción concebida por Claus Guth, que ha triunfado en varios teatros desde su estreno en el Festival Wiener Festwochen en 2005. El director de escena alemán despoja la obra de su contenido más anecdótico y se recrea explorando la relación psicológica entre los personajes y la interioridad de cada situación dramática, insuflando a la ópera un enorme dinamismo.

Para ello recurre una vez más a un ingenioso decorado giratorio diseñado por el escenógrafo y figurinista Christian Schmidt – autor también de las escenografías de Parsifal y Rodelinda – que permite agilizar la continua sucesión de las escenas que componen la obra.

Mozart estrenó la partitura en Milán en 1772, con apenas 16 años, el joven compositor llevaba escribiendo obras escénico-musicales de diferentes formatos desde los 11 años, y Lucio Silla era ya la tercera ópera que presentaba con éxito en Italia, después de Mitrídate, rè di Ponto y Ascanio in Alba.

La trama, dramatúrgicamente endeble, es, sin embargo, estructuralmente consistente por las complejas relaciones entre los seis personajes, pertenecientes a dos bandos rivales y enemigos, entre los que fluyen sentimientos y pasiones contradictorias, incontroladas y capaces de resquebrajar los códigos de honor que escudan tantas atrocidades y luchas de poder.

Musicalmente la ópera se amolda a los cánones rígidos de la ópera seria, en que se alternan arias y recitativos, con algunos maravillosos números de conjunto e interludios orquestales. Pero el genio de Mozart logra imprimir a cada escena una atmosfera única, con grandes contrastes, líneas de canto de conmovedor aliento dramático y una orquesta cada vez más autónoma en la expresión dramatúrgica de los personajes.