El aceite sigue de moda

Que el aceite es un producto que está de moda – nos referimos al aceite de oliva – es algo que nadie duda y sobre todo por disponer los españoles – y quienes nos visitan – de algo tan sensacional como la dieta mediterránea.

De esta forma, se acaba de celebrar en Madrid, una demostración más de las bondades y beneficios del producto estrella de la gastronomía española. Así se ha hecho realidad el cuarto de los talleres de aceite de oliva virgen extra, que la Fundación Patrimonio Comunal Olivarero (FPCO) y GastrOleum vienen desarrollando desde el pasado otoño, con el objetivo de promocionar y prescribir entre los consumidores las propiedades organolépticas, usos y bondades de los aceites de oliva vírgenes extra, en general, y de los que se comercializan en el establecimiento, en particular.

La directora de Comunicación de GastrOleum, Vanesa López, ha presentado el acto ante un nutrido grupo de amantes del aceite virgen extra.

El responsable de Calidad de GastrOleum, Maximiliano Arteaga, explicó a los asistentes cómo se obtiene el aove.

La tienda que la FPCO posee en la calle Mejía Lequerica, de Madrid, reunió a un grupo de consumidores y prescriptores del aove quienes, mediante una cata interactiva.

Los asistentes fueron descubriendo los flavores característicos de cuatro monovarietales frescos de la presente campaña 2017/18, muy diferentes entre sí (Arbequina, Picual, Koroneiki y Sikitita) y elegidos entre las 260 variedades de aceituna que se cultivan en nuestro país.

La velada finalizó con una degustación con pan de los cuatro aceites acompañados por el monovarietal de Picual Águra y fue armonizada con una copa de vino blanco Lahar de Calatrava que, certificado por la IGP Vino Campo de Calatrava, Bodegas Naranjo obtiene en Carrión de Calatrava (Ciudad Real) combinando las variedades Moscatel de Alejandría y Macabeo.

Una vez más la gastronomía española se vistió de lujo, gracias a un ingrediente con personalidad inigualable y presencia en España, gracias a la Dieta Mediterránea. demostrando de nuevo, que nuestro país no solamente puede presumir de sol, sino que lo hace con su gastronomía y con su producto estrella que es el aceite de oliva, que ya es el rey de la cocina  por su calidad y aceptación.