Sobre taxis, cabify y uber

La Organización de Consumidores y Usuarios ha realizado un estudio en el que evalúa la experiencia del pasajero desde que decide tomar un coche hasta que se baja de él al final del recorrido

A pesar de que los coches VTC cuentan con grandes ventajas, los taxis obtienen buena puntuación y son los mejor valorados en ciudades como Madrid

OCU destaca la sencillez de las aplicaciones de Cabify y Uber y el ahorro que supone su uso para los recorridos más largos

OCU considera que la competencia es buena para el consumidor, pues obliga a mejorar el servicio y abre el abanico de precios. Sin embargo, cree que todos los operadores deben tener las mismas condiciones y regulaciones igual de exigentes

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un estudio en diez ciudades españolas sobre el uso de taxis y de coches con chófer de Cabify y Uber. A través de más de 170 viajes, OCU evalúa la experiencia del pasajero desde que decide tomar un vehículo hasta que se baja de él al final del recorrido. Las conclusiones completas del estudio pueden verse en el número de abril de la revista Compra Maestra.

Para realizar el examen, OCU ha utilizado de forma anónima los servicios de transporte disponibles en Barcelona, Bilbao, La Coruña, Madrid, Málaga, Palma de Mallorca, Santa Cruz de Tenerife, Sevilla, Valencia y Zaragoza, haciendo uso solo de taxis en las ciudades en las que no existe otra alternativa y tanto de taxis como de coches VTC operados por Uber o Cabify donde sí la hay.

Además, en cada ciudad se han realizado varias veces tres tipos de trayecto (largo, medio y corto), y se han analizado diferentes variables, como el tipo de conducción, el vehículo, el conductor, el itinerario seguido o el proceso de pago utilizado, entre otros.

En términos generales, el estudio de OCU concluye que el servicio de Cabify es el mejor valorado en la mayoría de las variables, destacando especialmente por el impecable aspecto interior de sus vehículos, la buena conducción y la gestión automática de la factura. Los taxis, por su parte, destacan por la buena disposición ante las peticiones del cliente, la visibilidad y la disponibilidad, mientras que Uber lo hace por los interiores del coche y la buena disposición del conductor, pero no por la elección del itinerario o por la factura, que en opinión de OCU, es pobre en datos.

Estos son algunos de los aspectos más destacados del estudio de OCU según otras variables que ofrece el estudio realizado por la Organización de Consumidores.

De esta forma la OCU considera que la competencia es buena para el consumidor, pues obliga a mejorar el servicio y abre el abanico de precios. Sin embargo, cree que todos los operadores deben tener las mismas condiciones y regulaciones igual de exigentes: solo así se garantiza la libre competencia y las virtudes de un mercado competitivo.   

Remitido por OCU