Fernando Benzo Saínz privatiza el Teatro de la Zarzuela y lo regala al Teatro Real

La obsesión por la privatización que recorre de cabo a rabo a los políticos del Partido Popular y la de otras formaciones políticas, viene siendo la norma en la política española en los últimos años.

Sobran las decenas, quizás centenares de ejemplos, que han sido practicados por los poseedores del poder, que han hecho casi inviable la cultura de este país, en un ejemplo de aplicación de un neoliberalismo salvaje que no para ante nada ni ante nadie.

El último caso que acabamos de sufrir – sobre todo el mundo de la cultura – llega curiosamente de la mano del Secretario de Estado de Cultura del Gobierno de España, Fernando Benzo Sainz.

Quien debería cuidar más y mejor la cultura de nuestro país, guiado solamente por negocios privados, ha entregado gratuitamente, el centenario Teatro de la Zarzuela, mediante una oscura privatización, hecha con un Real Decreto de contenido chapucero, que supone la entrega del veterano espacio dedicado a la Zarzuela, al Patronato del Teatro Real, donde su presidente Gregorio Marañón Bertrán de Lis,  ha recibido de forma gratuita el centenario teatro. El citado presidente del Patronato, acompaña a su cargo, ser el propietario de la empresa Music Group, todo lo cual supone un ejemplo arbitrario y quizás delictivo, al utilizarse un cargo público, para privatizar una propiedad pública – el Teatro de la Zarzuela – y hacer posible un beneficio privado, y todo ello sin consultar a nadie relacionado con el Teatro de la Zarzuela ni someter tal aprobación a estudio y decisión de su Ministerio.

Como en otros casos de corrupción, esta decisión tiene marcado acento, de utilizar la propiedad pública para beneficio de la empresa privada.    

El Secretario de Estado contra la cultura 

Entrevista a los representantes sindicales de UGT