El alcalde de León empleado del imputado encarcelado José Luis Ulibarri

Esta publicación ha denunciado en sus dos ediciones – en internet y en papel – del presente mes, la extraña compra de humo que llevó a cabo el alcalde de León – Antonio Silván – a comienzos del presente año 2018, para ser designada la capital castellanoleonesa como “Capital Española de la Gastronomía”, que vende una asociación de periodistas, denominada Fepet y que tiene una demostrada  corrupción en sus andaduras por este país.

Ofrecemos a continuación de esta información el texto que hemos publicado y que es uno de los muchos dedicados a esta Federación que presume de ser, “sin ánimo de lucro” y que negocia con esta designación, que supone un costo de entre 500.000 y un millón de euros, por la sola contratación de este “título” y que se paga por cada Ayuntamiento que lo compra, con dinero público.

Curiosamente aparece en una noticia a nivel nacional, que el alcalde de León, ha resultado ser empleado de un imputado en la operación “Enredadera”, José Luis Ulibarri, que en este momento está en prisión por estar inmerso en esta operación de corrupción y del que ha dicho el alcalde de Astorga, “es como una mafia”. Parece que el empleado del presuntamente corrupto ahora en prisión es el citado alcalde leonés que se presenta como el encargado de transmitir  las concesiones amañadas de servicios  que lleva a cabo – sigue trabajando desde la cárcel – el ya citado magnate encarcelado por corrupción.

Por lo visto, el alcalde de León, no solamente dilapida el dinero público – esta publicación le avisó del engaño que suponía gastar dinero de los contribuyentes para comprar humo en su momento con la citada designación de Fepet – sino que lleva a cabo actividades varias, entre las que se encuentra tener adecuadamente informado  de los negocios del presuntamente corrupto, José Luis Uribarri, dando a la capital leonesa un ejemplo de cómo debe comportarse un alcalde que recibe su sueldo de los impuestos de los contribuyentes, además de gastar dinero público en acciones variadas, no siempre alineadas con la honradez.

Fepet sigue engañando a parte de la Administración turística española

 

No es la primera que en estas páginas damos a conocer ejemplos de corrupción, tanto en la actividad diaria del turismo, como en sujetos y organizaciones que engañan en nombre del turismo y de la profesión periodística.

Se lleva la palma en las relaciones de ambos  – el turismo y la profesión periodística – una pseudo-agrupación de periodistas de turismo, donde pocos  pertenecen de manera profesional a tan digno quehacer.

Se trata en esta cuestión, de la Fepet – Federación Española de Periodistas y Escritores de Turismo, donde  llegan  advenedizos de todo tipo, que buscan el comer gratis, viajar en las mismas condiciones e incluso medrar en el ejercicio de la profesión periodística.

Sujetos de todo tipo y condición buscan privilegios y prebendas a costa del Turismo. Pero son  sus dirigentes los más peligrosos dado que se han inventado formas de sacar partido y beneficios varios a esta organización pseudo-periodísticas.

Se han inventado en esta ocasión  y desde hace varios años, una denominación llamada “Capital Española de la Gastronomía”, que supone designar a una ciudad española como representante de la actividad gastronómica.

Este invento es ofrecido a alcaldes con ganas de salir en fotos, para crecer en la actividad política y conseguir un postureo, a costa de esta cita.

De esta forma, se ofrece a los alcaldes en cuestión este “honor”, sin demostración alguna de sus méritos, previo pago de cantidades importantes de dinero público, que paga el alcalde contactado y que decide esta “compra” de tal “mérito”-

Un ejemplo más de los “títulos” que se manejan por vividores y que son muy habituales en la industria española del Turismo.

Se asegura por los patronos de esta venta de títulos, que la actividad gastronómica de cada ciudad compradora de estos méritos, aparecerá en numerosos medios de comunicación.

La inmensa mayoría de estas apariciones, se localizan en boletines de la Fepet y otros medios manejados por los vividores ya citados.

Independientemente de oscuros personajes que forman esta tropa de vividores, Mariano Palacín, presidente de Fepet, es el maestro de ceremonias de esta compraventa de intereses.

La actual “Capital de la gastronomía” es León, que ha pagado por tal titulación más de medio millón de euros, que cobra esta tropa por tal negocio. Todo ello es dinero público que el alcalde – en este caso el de León – pone a disposición de los responsables de Fepet, que dicho sea de paso es una asociación -según sus estatutos – sin ánimo de lucro lo que supone un fraude sin explicación alguna. Llegan a decir estos vendedores de humo que esta designación cuenta con el apoyo de José María Aznar, José Luis Rodríguez Zapatero y Ana Pastor, para el caso de León.

En su venta de humo, aseguran que Juan Mari Arzak, Martín Berasategui, junto a Carlos Herrera o Café Quijano, forman parte del Jurado que entrega tal distinción.

Todo ello y otras muchas aseveraciones promocionales, son pura mentira tal y como hemos podido comprobar consultando a estos y otros valores de la venta de esta oferta engañosa.

Antonio Silván, alcalde de León es uno de los  compradores con dinero público de este invento. Algunos alcaldes engañados llegaron a pagar cantidades cercanas al millón de euros.

Pese a todo, en este momento esta tropa, trata de encontrar a un alcalde despistado para 2019.