Vendimia de Bodegas Otazu

La vendimia 2018 de Bodega Otazu, una de las primeras bodegas en empezar de esta región vitivinícola, comienza una semana más tarde que en 2017 y viene marcada por las buenas expectativas, ya que las vides han disfrutado de un clima fantástico durante los meses de verano. Una primavera húmeda, donde más precipitaciones se han registrado de los últimos años, ha retrasado el crecimiento vegetativo de las cepas y ha permitido obtener de las uvas un mosto con equilibrio, aromático, con graduaciones moderadas y un buen balance de acidez para elaborar excelentes vinos de guarda. La producción se estima un 25% superior a la de 2017, una cosecha con la que se mantendrá el nivel de calidad y cantidad de la vendimia de 2016, sin duda la mejor añada de la historia de Bodega Otazu. 

    Esta vendimia, que se ha iniciado en la mitad del mes de septiembre, se prolongará hasta finales de octubre, tiempo durante el cual se vendimiarán las cuatro variedades de uva (Chardonnay, Merlot, Tempranillo y Cabernet Sauvignon) que componen las 110 hectáreas de viñedo propio de Bodega Otazu. La recogida de la uva ha empezado con la variedad Chardonnay (22 ha), con la que se elabora el vino joven Otazu Chardonnay, el vino de Pago Chardonnay con Crianza y los vinos espumosos. Se han obtenido mostos muy aromáticos y con buena acidez, dos cualidades que definen la personalidad de los vinos blancos de Otazu. La vendimia continuará con las variedades Merlot (32 ha), Tempranillo (25 ha) y Cabernet Sauvignon (31 ha), con las que se elaboran los vinos tintos y rosados. 

    Bodega Otazu continúa este año avanzando en el desarrollo de vinos introduciendo mejoras técnicas, como la fermentación en hormigón, y mantiene la apuesta por proyectos innovadores como el vino espumoso, una nueva línea de vinos monovarietales provenientes de pequeñas parcelas, vendimiados por primera vez en 2015 y cuya línea ya está consolidada.