Loro Parque o el reino de las aves en el norte de Tenerife

Loro Parque acaba de abrir su 46 aniversario.  obteniendo  diferentes premios, entre los que destaca, “Travellers Choice”, que entrega Trip Advisor, para reconocer al mejor zoológico del mundo. 

Loro Parque es ante todo un mundo dedicado a las aves y para ello muestra una colección de loros única en el mundo.

Es por ello que su labor en defensa de las aves en general y de los loros en particular, es reconocida no sólo con este premio, sino con otras distinciones, a cual más representativa de lo que debe ser un zoológico, donde el compromiso con su conservación es el primer y más significativo paso y objetivo.                                                                                                          

Loro Parque inició su andadura en el año 1972 con tan solo 25 personas, 150 loros y un espacio de 13 000 cuadrados. Desde entonces hasta hoy, y tras una trayectoria de muchos retos, el Parque se ha convertido en una de las instituciones zoológicas más respetadas del mundo, tanto por su belleza, como por la excelencia de sus instalaciones y el respeto absoluto a la naturaleza.

Pero Loro Parque no sólo desarrolla esta labor conservacionista de las aves, sino que por otra parte, muestra a sus visitantes diferentes atractivos, siempre acompañado de una educación hacia el visitante y de espectáculo lleno de magia y originalidad.

Loro Parque ha dado la bienvenida a dos nuevas especies, los Hipopótamos Pigmeos y los Lémures de Cola Anillada, que se encuentran en peligro de extinción y que actúan, en sus instalaciones, como representantes de sus congéneres en la naturaleza. Se ha inaugurado en el Loro Parque,  el Jardín Zen, un acuario paisajístico único en el mundo que tiene como principal protagonista al equilibrio entre la flora y la fauna que conviven en su interior, y que evoca la belleza del perfecto balance inherente a los ecosistemas del planeta, que lamentablemente se está perdiendo en el entorno natural.

En Loro Parque, ha tenido lugar un “baby boom’”, evidenciando el estado de bienestar en que se encuentran todos sus animales. Así, han llegado  crías de Pingüino; de León Marino; de Cisne Negro; de Ibis Escarlata; de Rayas; de Tiburón Cebra y Tiburón Gris; de Titís, de Medusas… y, como es natural, al contar con la mayor reserva de papagayos del mundo, la llegada de numerosos ejemplares de esta especie..

Por otra parte también se suma a la familia de Loro Parque,  Garoé, una cría de chimpancé, y, por su puesto, del bebé de Morgan, que es una cría de orca, que se encuentra en excelente estado de salud en las instalaciones de “Orca Ocean”. 

A lo largo de sus 46 años de historia, el Loro Parque ha logrado numerosos reconocimientos, entre los que se están, la Placa y la Medalla de Oro al Mérito Turístico que otorga el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo de España; la Medalla de Oro del Gobierno de Canarias; la de la ciudad de Puerto de la Cruz y la del Cabildo Insular de Tenerife, entre otros galardones. Loro Parque es, además, la única empresa de las Islas Canarias que ha conseguido ser reconocida con el Premio Príncipe Felipe a la Excelencia Empresarial.                   

Pero el viajero que llega al Loro Parque, debe dar libertad a su imaginación contemplando a las aves que en este lugar viven de forma cuidada y controlada.

Pero, también deben tenerse muy en cuenta los atractivos y exhibiciones que se desarrollan para los visitantes. Los delfines asombran a los asistentes con sus movimientos en el aire y en el agua. Los lobos de mar demuestra habilidades inimaginables que con la unión de las imponentes orcas, son números que asombran a los viajeros, y unen su atractivo a los loros, que acarician, con sus vuelos rasantes, a los asistentes en sus números de total diversión y que son – sobre todo para los pequeños – uno de sus más seguidores asistentes.

Finalmente una reproducción exacta del hábitat de los pingüinos permiten asistir a su vida en una reproducción gigantesca que hace las delicias de quienes los observan desde una cinta transportadora que permite su total visibilidad.