La ópera Aida en el Festival Lírico de Medinaceli

En su VI edición y con la obra de carácter infantil La Serva Padrona.

En la localidad soriana de Medinaceli, va a tener lugar, el VI Festival Lírico de Medinaceli, con un original programa musical. De una parte la interpretación de la ópera de Verdi, Aida,  donde quizas hasta los famosos elefantes que han aparecido en alguna de sus representaciones, lleguen a la vista de los asistentes, que estarán presentes, en un marco sin igual, como es el Patio Renacentista  del Palacio Ducal de Medinaceli. Estamos en la España vaciada, pero la cita es amplia y siempre relacionada con la música.

Además de la interpretación de Aida, otras actividades tendrán lugar en Medinaceli. Una exposición de Maquetas de las escenografías de grandes óperas, tendrán especial atracción para quienes lleguen a la localidad soriana. También una muestra infantil, donde la educación musical para los pequeños, congregará a estos para que disfruten de la música. Esto lo conseguirá, La Serva Padrona – una ópera para niños – que es seguro hará las delicias y la diversión de los pequeños. Finalmente, y no menos importante, se celebrará el Concurso Internacional de Canto, que en esta ocasión, presenta su VII edición. No es extraño que todo esto haya supuesto que la BBC se interese por esta cita musical, aunque sea en la España despoblada y de la mano de grandes profesionales que, con mínimos medios y sin apenas subvenciones, llevan a cabo, desde hace 11 años esta cita lírica de gran calidad.

Festival Lírico Medinaceli, más que un festival cultural

La Fundación DEARTE y el Ayuntamiento de Medinaceli, desde el año 2008 desarrollan una intensa actividad cultural con el fin de dinamizar la vida y la economía del municipio y la provincia de Soria.

Desde mucho antes de que se acuñara el termino España vaciada, DEARTE abogó por atraer la mirada sobre la zona de los amantes de la lírica y la cultura.

Con Don Pasquale, I Festival Lírico Medinaceli, se inicio un viaje en compañía de gente de toda España que el próximo mes de agosto, los días 9, 10 y 11, celebrara su VI Edicion. La Traviata, Madama Butterfly, Nabucco, Rigoletto, junto a la próxima representación de AIDA, van jalonado el camino hacia uno de los mejores festivales de verano de nuestro país. 

La prensa nacional e internacional contempla la labor del festival no solo como importante evento cultural si no que, también, como una herramienta cultural al servicio de la reploblación de la España olvidada y abandonada por los poderes públicos que, desde hace décadas, han privilegiado a las grandes urbes frente a las pequeñas poblaciones y a las zonas rurales.

El festival pone énfasis y especial cuidado en fomentar el canto lírico y organiza un concurso internacional de canto que, ya en su titulo, indica su apuesta por potenciar las carreras artísticas de los jóvenes. Un futuro DEARTE, un futuro de éxito, espera a los premiados de las seis ediciones celebradas ante un jurado de alto nivel. Cada año, desde hace seis, la histórica Villa de Medinaceli, recibe a una docena de preseleccionados cuyos premios en metalico alcanzan los seis mil euros.

La representación de AIDA de Verdi a cargo de Producciones TELON y puesta en escena de Ignacio Garcia  y de La Serva Padrona, de Pergolesi versionada por Ángel Walter, en la sección de Ópera para niños del festival, marcan el cenit de seis años de empeño en la realizacioón de un festival de primera categoría en el corazón de la meseta castellana.

Aida

Aida es una ópera en cuatro actos con música de Giuseppe Verdi y libreto en italiano de Antonio Ghislanzoni estrenada en el Teatro de la opera del Jedive en El Cairo el 24 de diciembre de 1871.

En contra de la creencia popular, la ópera no se escribió para conmemorar la inauguración del Canal de Suez en 1869.

El libreto trata de Aida, una princesa etíope, capturada y llevada a Egipto como esclava. Durante la esclavitud, ella se enamora del comandante de las tropas egipcias, Radames, quien le devuelve su amor. El problema para ambos es que Radames es también el futuro heredero del trono egipcio, siendo “prometido” a la hija del faraón, Amneris. Cuando, durante una segunda guerra, el rey de Etiopía (el padre de Aida) es esclavizado, la convence de que use a su ascendente en Radames para que le cuenten cuál será el próximo movimiento de Egipto contra Etiopía. Radames cae en la trampa y, una vez que se da cuenta de que ha traicionado a su tierra natal, es condenado a ser enterrado vivo, a pesar de las súplicas que Amneris dirige a su padre y a los sacerdotes que tienen la tarea de condenar (o no) a Radames.

Aida, aún enamorada de él, no lo abandonará ni siquiera en la muerte, de hecho, será enterrada viva con él.