La patronal hotelera amenaza al Imserso

90.000 empleos podrían ir al paro y dejar a los clientes mayores sin vacaciones

Amenaza de la patronal hotelera

Dejar las cosas para más adelante trae las inevitables consecuencias, que el “después” siempre hace posible. En esta ocasión, la Administración ha dejado, con esa pasividad y sospechosa soberbia que suele utilizar, el acuerdo con la patronal, para hacer posible el Programa del Imserso, que permite, con precios bajos, viajar a los mayores, que consiguen viajes – algunas veces sospechosamente casi en precario – por todo el territorio nacional a partir del próximo otoño.

Y es que la otra parte – la Asociación de Empresarios Hoteleros – tiene parte de razón, ya que reciben por viajero la cantidad de 20 euros, más IVA, lo que no permite enfrentarse a las fórmulas empresariales en el sector turístico de una manera normal. Y es que los hoteleros, deben – así lo aseguran para este Programa del Imserso – junto a restauración más o menos decente, vino en las comidas, oferta de pasatiempos para los viajeros y una larga lista de atractivos que tienen su valor y que, por desgracia, parece que la Administración, no valora adecuadamente.

900.000 plazas del Imserso en peligro

El número de plazas programadas es de 900.000 agrupadas en tres lotes como en las anteriores temporadas: costa peninsular, turismo en zonas de costa insular (Canarias y Baleares) y turismo de interior. Las de turismo de interior son las que más demanda tienen, por lo que este año se han incrementado un 7% y las de costas se han reducido un 6%.

En la anterior temporada participaron 400 establecimientos hoteleros, que registraron 8 millones de pernoctaciones gracias al programa de Turismo Social del Imserso, con 90.000 empleos generados y 938.000 plazas. La gestión de estos viajes la realizaron Mundosenior (los lotes 1 y 3 de costa peninsular y turismo de interior) y Mundiplan (lote 2 a Canarias y Baleares), bajo concurso prorrogado.

El Programa de Vacaciones de Mayores, con un presupuesto de 63 millones de euros, posibilita una recaudación en impuestos, en cotizaciones a la Seguridad Social y en ahorro de prestaciones por desempleo de casi 100 millones, según la patronal hotelera.

La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) reprochó al Gobierno la demora en el concurso de viajes del Imserso, que posibilita los viajes de invierno para casi un millón de jubilados españoles, y contribuye a la desestacionalización del sector. Un retraso que se atribuyó al rechazo en el Congreso de los Presupuestos, pero que para los hoteleros «no tenía justificación». El compromiso inicial fue aprobar los pliegos en diciembre de 2018 para que el proceso de adjudicación y resolución se hiciera con márgenes suficiente

La impugnación, que constata el enfado de los empresarios turísticos y que va en la línea de las recomendaciones de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) instando a cambios en los pliegos que permitan el acceso de un mayor número de compañías, abre varias vías: que se prorrogue el actual contrato, que lograron Mundosenior -Halcón Viajes y Ávoris-, y Mundiplan -Iberia, Alsa, Gowaii y IAG-, pero que dejaría fuera al Traveltino Senior; que se desestime el recurso presentado por la patrona Cehat; o que se cancele el programa de forma indefinida. Lo que sí parece claro es que los hoteleros, dispuestos a negociar, no van aceptar las actuales ofertas económicas que el Gobierno, que aseguran que les hacen perder dinero.

Los hoteleros españoles se muestran satisfechos con esta resolución preliminar y esperan poder reunirse con los responsables de Turismo y de Sanidad y Asuntos Sociales. Su objetivo, aseguran los empresarios, es “poder consensuar una salida a este problema que pueda satisfacer a todos los implicados”.

La patronal denuncia que los pliegos impugnados “suponen una rebaja del 8%, 10% y hasta el 12% sobre los precios de mercado”. Para evitar pérdidas, los empresarios creen que el precio -que actualmente está en los 22 euros de media- debería ser de 25 euros y recuerdan que dan muchos más servicios que desayuno, comida y cena.

De no cambiarse los pliegos, desde la Cehat se asegura que muchos hoteles de los alrededor de 350 que participan en el programa podrían cerrar en octubre, dejando en el aire 12.000 empleos. La patronal espera poder negociar con el Gobierno y confían en tener pronto una reunión con la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto.

Conflicto de precios y subvenciones

Mientras el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social reconoce que en el cálculo de los costes de alojamiento y manutención se parte de un importe mínimo de 23 euros por estancia, que puede llegar a 42 según los paquetes, los hoteleros insisten en que esa cantidad no es suficiente y que cobrar solamente entre 22,10 y 22,50 euros al día por cada cliente – IVA incluido – supone pérdidas y exigen una tarifa que ronde 25 euros. Por su parte, las agencias de viaje también reclaman su parte e incrementar las comisiones actuales, “que no llegan a los diez euros, que claramente resultan totalmente insuficientes”, reconocen desde la Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (Acave)que engloba a más de medio millar de establecimientos. 

Por su parte, desde el Gobierno, se ha asegurado que pase lo que pase los viajes no están en peligro. Así, el director general del Imserso, Manuel Martínez Domene, ha asegurado que existen alternativas que el Ejecutivo pondrá en marcha, en el caso de que no se resuelva el recurso interpuesto por la Cehat, que ha provocado la paralización del concurso. Más de 900.000 pensionistas, que realizan siete millones de pernoctaciones y cerca de ocho millones de desplazamientos, se juegan las vacaciones, y muchos no pueden afrontar otra alternativa para un merecido descanso.

Quieren que si se incrementan las plazas de turismo interior y circuitos culturales, que no sea a costa de recortar plazas en zonas vacacionales. Piden eliminar la prioridad y valoración de la participación de los hoteles de 4 estrellas. Además, reclaman que aquellos hoteles que han venido trabajando en el programa tengan un derecho prioritario para seguir haciéndolo.

Para el nuevo pliego 2019-2020 “se debería contemplar un escenario que permitiera una mejora de la retribución hotelera de forma que no se continúen generando pérdidas a los establecimientos participantes. Bien con cargo al Estado, bien con cargo al usuario”, reclaman desde la Cehat. De igual forma, aseguran que el Estado debe velar por la garantía del empleo y los salarios vinculados, y debe proveer ingresos suficientes para el ratio 1 trabajador cada 7,5 clientes.

Los hoteleros quieren que las fechas de aplicación del programa en periodo ordinario sea del 15 de octubre a 30 de abril. Mientras que la temporada baja (precios económicos) toquen del 1 diciembre a 10 de febrero.