La cultura está de luto

Fue un gran honor actuar en el Pequeño Gran Teatro Prosperidad. Tras el cierre en 1999 de nuestro local, solo vuestro escenario me de volvió mis “Noches del cuplé”.

Esta hubiera sido mi novena temporada… 9 años de éxito, sin duda, pero lo mejor fue el cariño y respeto con el que me trataron desde el primer día al último.

Conocer a Montse y Ángel ha sido un privilegio. También a los que allí trabajaron, especialmente a Patricia Pahino ex cantante de Trigo Limpio. Con ella canté repetidamente “Solamente una vez”. La cruel enfermedad nos la arrebató y yo prometí no volver a cantar el inmortal bolero de Lara. Sólo con su hija Isis lo hubiera hecho…

Muchos recuerdos y algunos entrañables espectadores-amigos que también se fueron: la mamá de Ángel, siempre con su bella sonrisa… Francisco García Sotoca, con el que compuse el chotis “Mi Madrid”, Maribel Martínez Cemillán que siempre estará en mi corazón… mis Olgamigos, fieles a la cita con esta cupletista-cupletóloga. Mi Almógrafa Patricia Llaneza que me inmortalizó tantas veces…

Al menos,  gracias a la generosidad de Ángel y Montse,  se pudo grabar, junto a mi gran pianista Pablo Jiménez, mi último disco: “Evocación” .

Detrás del cierre de un teatro se esconde siempre un drama. Demasiados sueños rotos….

En este caso, se pierde un escenario único que se abrió al mejor teatro clásico.

La cultura está de luto

Olga María Ramos. Cupletóloga