Solidaridad de la música clásica con la ELA y la naturaleza

De la mano dela Fundación Luzón y la Mutualidad de la Abogacía

Además de la belleza y la tranquilidad que produce a quien la oye, la música clásica, de nuevo ha demostrado este arte que sabe  estar unido a los problemas y preocupaciones del oyente  de la gran música

De esta forma dos hechos han demostrado cuanto decimos. De una parte la Fundación Luzón que se preocupa de los enfermos de la ELA –  Esclerosis Lateral Amiotrófica – que produce una enfermedad mortal y aún sin cura, y la Mutualidad de la Abogacía – que se solidariza con los proyectos de «Hogar Asun Almajano» y «Proyecto Buitre Negro» de GREFA, han organizado sendos conciertos en el Auditorio Nacional de Madrid, a fin de mostrar a los amantes de la música clásica, sus problemas y sus compromisos con estas dos cuestiones a cual más interesante.

Conservación de la naturaleza con música

La Mutualidad de la Abogacía organiza un concierto benéfico dentro de su estrategia en Responsabilidad Social Corporativa, que ha denominado, “Música a través de la Naturaleza” , será el contenido del repertorio programado y que se celebra el día 20 de febrero en la Sala Sinfónica del Auditorio Nacional.

Con esta iniciativa la institución avanza en su estrategia de impulsar y comprometerse con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas, a través de su programa de Responsabilidad Social Corporativa.

En el concierto, a cargo de la Orquesta Metropolitana de Madrid, bajo la dirección de Silvia Sanz Torre y el Solista Jaime Naya, se interpreta un repertorio concebido como “Música y Naturaleza”, que tiene entre sus objetivos la defensa y la lucha por una Justicia Ambiental, con música de Vivaldi, Mendelssohn, Smetana,  Tchaikosky y  Strauss

El importe de la venta de entradas se destina íntegramente a los proyectos solidarios, “Hogar Asun Almajano”, de la Fundación María Asunción Almajano Salvo y “Proyecto Buitre Negro” de GREFA.

«Asun Almajano”, constituye el fin social de la Fundación MASS que, en acción conjunta con HOGAR SÍ de la Fundación RAIS, han creado una iniciativa de excelencia en el abordaje de los tratamientos específicos a personas sin hogar.“Proyecto Buitre Negro» de GREFA  se ocupa desde los años ochenta,  estudiando la colonia reproductora  del  Buitre Negro (Aegypius monachus) en la Zona Oeste de la Comunidad de Madrid. El estudio de esta singular especie ha servido para realizar avances en la conservación en la propia colonia y en otros proyectos como el de reintroducir el buitre negro en el Pirineo. GREFA es una organización no gubernamental sin ánimo de lucro, que nace en 1981 como asociación para el estudio y conservación de la naturaleza. Más información sobre este asunto se facilita en la Mutualidad de la Abogacía.

Como puede verse desde la instancia de la abogacía , «se aboga», por la defensa de la naturaleza. Así se demuestra con estos dos proyectos, a cual más interesante, que la gran música está cerca del placer de la admiración por la naturaleza. Más información sobre este asunto se facilita en la Mutualidad de la Abogacía. T – 607 27 37 85.

En el concierto que tiene lugar en el Auditorio Nacional, se puede admirar la ya conocida dirección orquestal de Silvia Sanz, con la Orquesta Metropolitana de Madrid y el solista de violín, Jaime Naya, todo lo cual viene a demostrar una vez más la perfecta armonía entre la música clásica y la defensa de la naturaleza.

La música clásica lucha contra la ELA

En una nueva y especial lucha por la vida, a quien acompaña siempre la música clásica, la Fundación Luzón, acaba de demostrar una vez más, su compromiso con quienes padecen la terrible enfermedad que es la ELA, no siempre adecuadamente conocida y que pretende que se conozca con su gran actividad de comunicación. Así lo ha hecho mediante un concierto en el Auditorio Nacional con la intervención de la Orquesta de Extremadura, dirigida por Andrés Salado y con la espléndida presencia y voz de Ainhoa Arteta.

La Reina Sofia con los enfermos de ELA. FOTO Jose Luis ARMERO

Los asistentes a este gran concierto han podido saber, de la mano de la señora de Francisco Luzón, Mª José Arregui, titular de esta Fundación, la problemática de quienes padecen esta enfermedad, en una muy emocionante intervención al comienzo del concierto – que contó con la presencia de S. M. La Reina Sofia y numerosas autoridades madrileñas y extremeñas – donde explicó lo que supone esta enfermedad. Con palabras de Francisco Luzón, que padece estas enfermedad desde hace seis años señaló, «Ama la vida.Vívela con pasión. Te podrás caer, pero levántate con más impulso. La vida es lo más hermosos que tienes». De esta forma y solicitando la ayuda para luchar contra esta enfermedad, facilitó un SMS, que se puede enviar, poniendo la palabra CONOCELA, antes de marcar el 28014.

Respecto al concierto, señalar el éxito respecto a la asistencia a esta cita musical, patrocinada por la Fundación Luzón. No podía ser menos con una excelente Orquesta de Extremadura, con un director como el joven Andrés Salado, que ya cuenta con una gran experiencia, como señala su curriculum. Desde luego la estrella del concierto fue Ainhoa Arteta, con dos partes musicales. Un comienzo con interpretaciones de corte operístico, con obras de Puccini, Verdi, Cilea, Mascagni y Andrea Chénier. Fué en esta última intervención de la excelente soprano, cuando emocionó a los asistentes con «La mamma morta», que bordó en expresividad y sensibilidad incomparable.

Curioso y comentado fue el impresionante y especial traje que lució en la primera parte de esta concierto Ainhoa Arteta, de color rosa y ampliamente resuelto, que hacía difícil el paso entre los músicos de la orquesta de Extremadura. En la segunda parte. Llenaba el escenario por su interpretación vocal, y también por el original traje que con gran estilo lucía la  gran cantante. En la segunda parte, se interpretó música de zarzuela., y en esa caso apareció Ainhoa Arteta con ajustado y tópico traje de chulapa, adornándose con un mantón, que manejó con gran estilo, al abrigo de ofertas musicales cantando, «Como nací en la calle de la Paloma», de El Barberillo de Lavapiés,  o «De España vengo», donde con su simpatía habitual, supo introducir la frase, «soy vasca», que llevó consigo murmullos de los asistentes.

Pero en los bises, llegó una nueva emoción al interpretar de forma magistral, «Oh mio bambino caro», Ainhoa Arteta, que contó inevitablemente con tremendos aplausos de los asistentes, que puestos en pie agradecieron tan enorme muestra de calidad interpretativa, demostrando una vez mas, quién es Ainhoa Arteta en el panorama musical nacional e internacional.

En suma, y gracias a estas dos muestras musicales ofrecidas en el Auditorio Nacional, los amantes de la gran música, han podido disfrutar de su arte y colaborar con estos dos responsables, que llevan a cabo una gran solidaridad con «Hogar Asun Almajano, «Proyecto Buitre Negro»  y la Fundación Francisco Luzón.