Marco Polo recorrió la Ruta de la Seda – I

Por Faustino Castilla

Lo narra en sus memorias con el título, «Libro de las Maravillas del Mundo»

Las Maravillas del Mundo, según Marco Polo

Conocemos las Rutas de la Seda, gracias a diferentes viajeros, que desde el siglo XIII, se aventuran viajando hacia el lugar donde nació este precioso tejido, compuesto de hilo de oro.

Marco Polo, viajero veneciano consigue permanecer varios años en la amistad del Gran Señor del poder chino, lo que permite conocer la existencia del inmenso país, que entonces se extendía, desde el Medio Oriente al Mar de la China. 

Sus experiencias, han quedado plasmadas en unas memorias que son narradas, bajo el original título de, “El Libro de las Maravillas”, que suponen un original relato, lleno de anécdotas, que en las siguientes páginas se comentan.

De otra parte acompañan a estas memorias, una descripción histórica y geográfica del recorrido que componen estas Rutas de la Seda, junto con la descripción en profundidad, de la capital de la seda, Xi´an.

Finalmente y junto a viajeros que en época medieval viajaron a China, una atrevida y original descripción de “Sangri-La” o el mito de la inmortalidad, que se ha situado a la sombrea de las cumbres del Himalaya en tierras del Tibet.                                                        

Desde el Occidente, a las aguas del Mar de la China. Todo un compendio de culturas y de civilizaciones, que muestran hombres y culturas, que permitieron unir Oriente y Occidente, a la sombra de tan precioso producto como es la seda. Desde las aguas del Mar Mediterráneo se         llega a lugares idílicos, que según la leyenda, cobijaron el Paraíso Terrenal, la Torre de Babel y hasta los restos del Arca de Noe. Todo ello entre los ríos Eufrates y Tigris. Así inicia el viajero veneciano su camino hacia el país de la seda.

Ya en Asia, las religiones musulmanas, persas, budistas y taoistas, marcan sus templos, mezquitas y palacios, que tuvieron decisiva influencia en la fabricación de las más cuidadas y originales sedas.

Avanzando entre imponentes cordilleras, ya en el continente asiático, con cimas superiores a los 8.000 m, transcurre el recorrido entre gigantescos desiertos, que dan como resultado la división de la Ruta de la Seda en Asia central, con tres recorridos llenos de variados atractivos.

Continua nuestros camino hacia la China profunda, en busca de centros de población, que se resguardan gracias a la colosal obra defensiva que es la Gran Muralla, teniendo como lugar final de tan variado y largo recorrido la ciudad de Beijing, mirando hacia al Mar de la China.

De mares y océanos, a desiertos y llanuras. De imponentes ríos a colosales cordilleras. De obras públicas únicas por su construcción a incomparables palacios y templos, fruto de religiones que marcaron diferentes civilizaciones, cuyos restos aún asombran hoy al mundo. Hombres y mujeres de todos estos lugares tuvieron en torno a la seda, la creatividad y la belleza como norma. Se utilizaron sus confecciones en todo tipo de celebraciones, siendo motivo de asombro y reconocimientos. En todos los asentamientos humanas que crearon estas obras de arte, quedaron muestras de quienes los hicieron posible. Así se forjaron las Rutas de la Seda

La Descripción del Mundo –  Primer Libro

Nadie puede imaginar que un libro que hable de China, La Ruta de la Seda o simplemente de viajeros, no valore, comente o simplemente, tenga en cuenta, lo que ha supuesto, para quienes lo quieren conocer, el Libro de las Maravillas, que tras los viajes por aquellas tierras llevó a cabo Marco Polo. Es por ello que, a fin de completar lo que en otras secciones de esta publicación comentamos sobre el mundo de la seda, y especialmente su incidencia, en lo que ha venido en denominarse como la Ruta de la Seda, no solo en China sino en el recorrido que en el siglo XIII llevó a cabo, micer Marco, o como así es denominado en sus viajes, Marco Polo. El Libro de las Maravillas, es una apasionada y original relación de hechos, ocurridos a micer Marco Polo, desde que, tras varios intentos, inició su viaje a China, desde Venecia, acompañado en un principio por su padre y tío – micer Nicolo Polo y micer Mafeo Polo –  hacia el año 1252, del nacimiento de Cristo – como gusta decir en sus escritos micer Marco Polo – según acostumbra a apostillar el autor de esta narración que dura varios años. Es bueno señalar aquí, el comienzo del texto del Primer Libro – la obra completa se compone de tres libros – que es el que utiliza micer Marco Polo para mostrar todo el recorrido hasta llegar a su destino en China, primero  a Xi´an y posteriormente a Beijing.

Dicen las primeras lineas del Primer Libro:

“I.  Aquí comienza la introducción del libro que se llama “La descripción del mundo”.

Señores, Emperadores y Reyes, Duques y Marqueses, Condes, Caballeros y Burgueses, y todos aquellos que queráis conocer las diferentes razas de hombres y la variedad de las diversas regiones del mundo, e informaros de sus usos y costumbres: tomad este libro y hacéoslo leer; porque en él encontraréis todas las grandísimas maravillas y diversidades de Armenia ….……….. ..………..   ( numerosos países) y otras provincias de Asia, y de una parte de Europa, cuando se va al encuentro del viento Griego, del Levante y de la Tramontana – serefiere, hacia el oeste, el este y el noreste respectivamente – que así os lo contará nuestro libro con claridad y buen orden, todo ello como micer Marco Polo, sabio y noble ciudadano de Venecia, las describe porque las vió con sus propios ojos”. Toda esta introducción se produce cuando se va a iniciar el viaje, aunque toma nota de sus viajes de varias y numerosas formas, pero se dice en sus escritos, que la relación final de todo lo que cubre este Primer Libro, se lo dicta en buen orden a micer Rustichello, ciudadano de Pisa, que estaba con él en la misma cárcel de Génova, en el año 1298, del nacimiento de nuestro Señor y Dueño Jesucristo.

Los viajeros ante el Gran Kaán hacia 1269

Tras preparar numerosos asuntos de los tres viajeros, en torno a realizar su recorrido asiático, se localizan los mismos hacia el 1269 en la corte del Gran Kaán, con quien antes habían tenido relaciones y se tenían mutua confianza.  El Gran Kaán conoce a micer Marco Polo y alaba su categoría intelectual – este conocía tres lenguas (el mogol, el persa y el árabe), además de escrituras y letras – junto a ser sabio y prudente y así lo valoraba de manera especial el dirigente chino. Mientras tanto el padre y el tío de micer Marco Polo, tratan de volver a Venecia, y así se lo solicitan al Gran Kaán, cuestion que finalmente consiguen dejando en la confianza a micer Marco Polo de la mano del Gran Señor. Parten con una tablillas de oro, que suponen un salvoconducto para que en las tierras dominadas por el Gran Kaán, se les tratase de manera especial y tuviesen todo lo que pidieran en las tierras y lugares bajo el dominio del Gran Señor. De esta forma volvieron a Venecia, pasando por Constantinopla, con muchas riquezas y compañía, que les custodiaba en los momentos en que podrían sufrir peligros, pese a que llevaban en su poder las tablillas de oro que el Gran Señor les facilitó. Esto ocurrió en el Año 1296 desde la encarnación de Cristo y así lo detalla micer Marco Polo……que añade, “Ahora comenzaré el libro, suponiendo que lo hasta hora ocurrido había de tomarse como introducción”.  Ocurre que comienza este viaje ya en el Medio Oriente en la Pequeña Armenia, lo que hoy son tierras cercanas a la actual Jordania – donde marca en su viaje Damasco – y valorando micer Marco Polo, estar en tierras con buenos y fieles predicadores cristianos, aunque critica a sus habitantes por ser grandes comedores y bebedores. Señala a una ciudad, Laias, – quizás actual Líbano – donde se advierte gran comercio, situada junto al mar, y pone el acento en los numerosos mercaderes, venecianos, de Pisa y Génova, que desarrollan aquí su actividad comercial. En suma comienza este viaje micer Marco Polo, adentrándose en tierras donde los Tártaros dominan el poder, pero que tienen con el viajero veneciano, excelentes relaciones, como ha quedado demostrado con las ayudas del Gran Kaán para realizar su viaje hacia China.