Turismo para Canarias, o hambre y miseria (Ana Oramas)

Dejen a los profesionales que resuelvan sus problemas

El choque que se avecina para el cliente que timidamente quiere hacer turismo, y mas hasta que todo esto no se generalice con la máxima seguridad sanitaria que requiere esta pandemia, quedando para la opinión publica ese resquicio de duda por pensar que alguien nos pueda de nuevo contagiar este virus.

Pero ahora damos paso al problema (como siempre pasa), es entonces cuando hay confusionismo y las actuaciones están desaforadas, en este caso es en el turismo  en donde aflora viéndose su trayectoria, todos pretenden salir al mismo tiempo y estar en la fase 3 para ir paliando el desastre económico que se preve. Todos los que creen que van a resolver este problema que ataca al turismo, están huérfanos de proyectos, ya que no conocen su solución. y pueden estar en lo cierto, por eso no hay que dejarlo en manos de arribistas, de sénecas, enterados y comisionistas, los inmaduros de pacotilla y desagradables que tienen prisa por especular, y desprecian en lo que cabe al profesional del Turismo y a sus Empresas. 

 Deberían ya de saber que Canarias puede ufanarse de tener los mejores profesionales y establecimientos del sector turístico de Europa. Por eso a los entreguistas de la improvisación y las prisas por abrir el mercado turístico sin tener las máximas garantías es pan para hoy y hambre para mañana.  Hay que hacerles el vacío mas estrepitoso a estos que solo ven el turismo por la «temporada». Estamos en un momento de regenerar en positivo al máximo nuestra fuente de riqueza que es el turismo, y dejarlo que despegue con la fuerza que siempre ha tenido y nos ha caracterizado en toda Europa, pero esta pandemia nos ha dejado en un paso atrás, aunque  nos ha enseñado mucho, y es el momento de poner en el mercado nacional e internacional la máxima garantía que ofrecemos sanitariamente y de dar también toda la garantía de nuestra seguridad plena y de nuestros servicios al turismo. 

Solo y para redondear la importancia que para España tiene el turismo tendría que apoyar aún mas la Administración a este sector, tan afectado por este corona virus. No es de recibo que se diga por diferentes grupos políticos que no hay dinero, y que las ayudas  pueden venir a partir del otoño, y escudándose diciendo que es Europa quien decide esto. Luego  habrá que sumar los ERTE, que los hoteles que también los merecen, y que  tendrían que deberían mantenerse hasta diciembre. 

De los ertes, eres y otros avatares económicos se puede salir, pero de la quiebra seguro que no, y en eso es en donde incide el problema para las empresas que mantienen a sus empleados. Todo esto como se ve es porque la responsabilidad que se tiene del turismo recae siempre en la política, y tendría que recaer solo en profesionales y técnicos del turismo. No siempre vemos a dirigentes políticos que llevan las riendas del Turismo, a quienes les queda a muchos muy grande el cargo, y como es normal al poco tiempo hacen agua por todos los lados, y en un momento como este, es en dónde se ven los ineptos de ciertas Consejerías que pasan olímpicamente del turismo, y de los que viven de él.  Por eso tiene que ser el profesional el que resuelva la solución, dejando a la parte política que tiene otro cometido para otros. 

Haciendo un recuento de diferentes Autonomías que son punteras en el turismo, vemos que quienes ostentan los cargos políticos de relacionados con el turismo, nos ridiculizan demasiado ante los grandes Tour Operadores, ya que las propuestas son propensas al desmayo, con la mayoría de veces no aptas para el sector. Siempre como los juncos, meciéndose según el viento que les sople en ese momento la política, y eso hace que «no se enteren de lo que llevan entre manos».

Las Empresas van a tener que pensar en presupuestos nuevos, sin tener entradas económicas. Se tendrán que hacer algunas reformas por imperativo sanitario y por esa seguridad que tendrán que dar al turista, emplear mas limpieza sanitaria, pantallas en recepción, anulación de eventos en el hotel, mas personal, marcar todas las estancias del hotel por las distancias, desinfectacion, y en los servicios de habitaciones, desayunos y cenas se contemplaran estos servicios de otra forma, y todo esto para llegar ( hasta que pase un tiempo) a un 60% de ocupación. Como se comprenderá es poco rentable esta salida de nuevo al mercado turístico, y el gran escollo que tienen las empresas ante si para empezar de nuevo, es  que se contemple los ertes hasta diciembre o se acaben en septiembre.

Esto nos hace reiterar de nuevo y a decirlo alto y claro: dejen el turismo para los profesionales que saben lo que hay que hacer, qué promoción es necesaria ahora, cómo hay que negociar con los Tour Operadores, y no dar entrada a los cantos de sirenas de los mediocres,  que solo ven la comisión y les importa poco cualquier desbarajuste que tenga el sector, ellos no pierden nada. Abogamos por gente preparada para salir de este bache que es muy serio, y de  aceptar consejos políticos los justos, ante lo que nos espera a todos. Sostenibilidad con innovación y potenciar la tecnología para así poder eliminar las instalaciones obsoletas que todavía se usan, ya que se piensa que para el 2023 estaremos de nuevo en plena ocupación- Señores, demanda hay para aburrir, y seriedad, seguridad y profesionalidad existe y deben utilizarse. 

Por Salvador Barnés