Feminismo dominando el buen cine español

 Volvió por sus fueros la 69 edición de Zinemaldia tras los peores tiempos de la pandemia.

Por Leandro Mateo

Todavía con bastantes restricciones, sobre todo de aforo, pero también en encuentros, ruedas de prensa y fiestas, estas últimas, solo, para cuatro elegidos. Por lo demás, como antes de iniciarse la pandemia. Una buena selección de películas  a concurso. Las plataformas  se han introducido, destacando el aterrizaje de Movistar+, que además  presento Los documentales, “Rafaelisimo” y el dedicado al Restaurante Bullí. Destacando a su creador, Ferrán Adría. Así como la serie de ficción creada por Alejandro Amenabar, “La Fortuna”; una coproducción hispano norte americana. Además de la habitual de TVE, han participado en mayor o menor medida, Netflix, HBO y Amazón.

Algunos protestaron por la presencia de, Johnny Deep y no por ciertas pintas usadas por  el gran artista de Hollywood; sino por  noticias, no confirmadas, de malos tratos a su pareja. Ahora nada que ver de cuando el rodaje en Donostia, de la última película de Woody Allen.

Precisamente el acento de esta edición, se ha puesto en el feminismo. Incluso la esperada “Maixabel” tiene un enorme personaje de mujer. Pero sin embargo, el feminismo  si no hay  polémica, parece que no existe lucha. Por lo que a fe que la hubo.

Eso es lo que ha pasado con la Concha de Oro a la mejor Película, que recayó en la rumana “Blue Moon”. Sobre una joven que huye a la universidad, para salir de la opresión familiar. En torno a este filme, el prestigioso crítico del  diario, “El País”, Carlos Boyero, la  ha calificado de, “Una tontería chillona”. Tan mal  le ha sentado, que ha asegurado “Que esta es  la última crónica que hace de un Festival. “Para no tener, ha dicho, que expresar opiniones como esta. ¿Y qué les cuento sobre los premios?, Pues nada. Que la mayoría son ridículos, respondiendo a un clima ideológico, cuyo recorrido comercial no existe. Solo sirve para que las causas de moda se afiancen con productos impresentables,  originado las  convenientes subvenciones”. Un poco exagerado, pero solo exagerado. En estas cuestiones hay mucha cera que cortar. No siempre las películas son malas, al contrario. Pero cuando se tratan temas, como en este caso el feminismo u otros, se puede caer en el maniqueísmo. 

En esta edición 69, han cambiado la forma de dictar el palmarés. Los premios diferenciados de masculino y femenino. Ahora se  señala como de Interpretación protagonista, en general; y por cierto como de feminismo  estamos hablando, las galardonadas han sido dos mujeres, que le han compartido. La estrella internacional, Jessica Chastain, que se inicio como modelo, por, “Los ojos de Tammy Faye” y Flora Ofelia por, “Asin Heaven”. El premio Internacional del Jurado Fue para, “Earwin” de, Lucile Hadzhihalilovic. La Mejor  Dirección recayó en, Tea Lindeburg por, “As in Heaven”. En cuanto al cine Español, “Maixabel” se ha llevado un mínimo premio, a la mejor Película Vasca y “Quien lo Impide” de Jonas Trueba el Feroz Zinemaldia. Por último, “El Buen Patrón”, presentada por Javier Barden, en su vuelta a trabajar en el cine español, con el que le hizo triunfar a  nivel internacional con “Los Lunes al Sol” de, León de Aranoa que a pesar de la buena pinta, ha pasado sin pena ni gloria.

Todas la secciones, sobre todo las que nos da la posibilidad, de ver  las películas triunfadores en otros festivales, la irrupción de la series de tv y lo que llama la atención de los cortos han hecho que la edición sea interesante.

Dos reyes de la transformación

Pero  en un festival son necesarias las presencias, que dan el deseado glamour. En principio destaquemos, por orden de aparición en escena, los dos Premios “Donosti”. La actriz francesa, Marion Cotillard y  el ya citado, Johnny Deep, ambos en común, el éxito en sus trasformaciones, para encarnar personajes destacados. Ella, que es cantante y compositora, aunque sea más conocida internacionalmente por el cine, posee el Oscar, y el Globo de Oro, entre otros, conseguidos por su interpretación de, Édith Piaf en, “La Vida en Rosa”. Se dio a conocer en las películas “Taxi”, haciendo de la novia del protagonista. Y su último éxito ha sido, Aliados” junto a Brad Pitt, en el rol de una espía. Su belleza y elegancia, no paso desapercibida, por  las calles de San Sebastián, usando de su  principal arma de atracción, su sonrisa.

Lo contrario le paso a una de las máximas estrellas mundiales del cine de todos los tiempos, Johnny Deep. Produciendo reacciones encontradas, curiosidad y cierto rechazo, quizás por las sospechas que recaen sobre él. En la gala se mostro en el vestir, muy moderno y personal, incluso  reaccionó con la personalidad de una gran estrella. Pero en ruedas de prensa, en el hotel, en la calle, parecía talmente un desarrapado. No sé, si verdaderamente o simplemente sobre una postura estudiada. Ahora bien, el protagonista de “Eduardo Manos Tijeras”, “Piratas del Caribe”, “Enemigos” y muchas más, de primera fila. Coincide con Cotillard, en la música.

Un matrimonio español, pero internacional en su trabajo, en un paréntesis para nuestra cinematografía, nos referimos a Penélope Cruz y Javier Barden. La primera con Madres Paralelas de Almodóvar y él con, “El Buen Patrón” dirigido por León de Aranoa, que le dio, curiosamente, aquel caramelo, de trabajador de los astilleros de Vigo en , Los Lunes al Sol”. Ambos presentaron sus candidaturas a premios individuales, nacionales y extranjeros, que pudieran estar por venir. Sus trabajos excepcionales, no se los pierdan.

Sigourney Weaver paseó personalidad por la alfombra roja, dejando exhibir su estrella, propiedad de una de las grandes en el ambiente festivalero. Por su parte, Antonio Banderas, que se sigue manteniendo en los grandes repartos y el otro tiempo lo dedica a su teatro malagueño, Shojo Málaga  e intentando llevar el  musical “Chorus Line”, tras el freno de la pandemia, que les obligo a desistir de de su estreno en versión castellana, en Nueva York. Ahora Banderas a través de su marca, la del nombre del teatro, se dedica a la producción, de momento televisiva, siendo por ello el principal motivo de su asistencia.

No podemos olvidar entre las visitas destacadas la de, Jessica Chastain atrayendo la curiosidad de todos. La intérprete de “Molly´s Game” o “Secretos de un Matrimonio”, tenía película en la sección de concurso, que la alzo con el premio a la mejor interpretación protagonista.

«Maixabel», marcó el Festival Donostiarra

Dos poderosas razones hicieron de este estreno, “Maixabel” algo principal. Una su indudable valor para lo feminista. Maixabel Lasa, viuda de Juan Mari Jáuregui, político socialista, ex gobernador, asesinado por ETA a sangre fría, que a pesar de su inmenso dolor, por ella y por su hija, tuvo los reaños de fundar “Gesto por la Paz” y ser protagonista de una entrevista, con dos de los asesinos de su marido. Su feminismo está probado a pesar de lo desgarrador de su caso, se puso al frente de la lucha por la paz. Como ella decía, tras la visión de la película, Juan Mari y yo siempre luchamos por ello.

La otra, porque con su actitud ha sido un ejemplo de reconciliación. Lo que sí ha quedado claro es que  en el Cursal, sonaban hasta las lágrimas, de los espectadores. Y en los cines, yo he visto aplaudir al final. Cierto es que la madrileña, Iciar Bollain, guionista y realizadora ha buscado impresionar, pero ello no es malo, si consigue despertar conciencias.

Las secciones que apoya a la de, “A Concurso” han rayado a  buena altura. “Zabaltegui” sigue siendo un maravilloso cajón de sastre, que nos acerca a extraordinarias películas. “En Construcción” trabaja mostrando el camino del éxito a los noveles; y también citaremos “Horizontes Latinos” donde se pone en valor el cine Ibero americano.

Esperemos que el 70, cifra redonda, de festivales internacionales de cine en San Sebastián, sirva para romper  absolutamente todas las ataduras, forjadas por la pandemia.