Jaromir Sefl, promotor de viajes turísticos a África

El paso de Jaromir Karl Ernst Sefl por Canarias, al que conocemos por Jerónimo, no puede pasar inadvertido en el ámbito del desarrollo turístico en Canarias, especialmente en el de las comunicaciones. Es un emprendedor que lleva más de treinta años trabajando en las islas y abriendo nuevas rutas, tanto para los canarios como para los turistas que pasan sus vacaciones en el archipiélago y desean complementarlas con un salto al continente africano.

jeronimo-mogan-balbuena-1Así, en 1981 organiza excursiones a Gambia, a través Viajes Columbus, con estancias de una jornada, o de varios días. Luego inicia enlaces con Marrakech a partir de 1985 y en 1987 realiza el primer vuelo desde Gran Canaria a El Aaiún, actividad que se prolonga hasta 2008. Posteriormente entraron en el mercado otros turoperadores y compañías aéreas. Establece comunicaciones con otras ciudades del Sahara a partir del año 2.000. Para estas actividades creó el turoperador Sahara Jet. Los viajes al continente africano tuvieron mucho éxito y fueron utilizados, tanto por turistas que venían a Canarias como por comerciantes, empresarios canarios y residentes en esos territorios. Los destinos elegidos tenían para los turistas europeos el atractivo de su exotismo, visitando lugares como la conocida Plaza Jemáa El-Fna, de Marrakech, que es un variopinto muestrario de las tradiciones y de la cultura marroquí. También se programaba la visita a algunos oasis o asistían a exhibiciones folclóricas, bereberes y árabes, donde se degustaban comidas y bebidas típicas.

Jerónimo inauguró, así mismo, el primer viaje turístico, desde Canarias, al archipiélago de Cabo Verde en el año 1997. Pero uno de los hitos más importantes de la trayectoria profesional de Jaromir Sefl fue el haber tenido el honor de establecer un enlace aéreo entre Gran Canaria y Checoslovaquia. El primer vuelo se efectuó en mayo de 1991 en un cuatrimotor Illiushin, de fabricación rusa. Nos llamó la atención, al sobrevolar, al amanecer, los campos checos plantados de colza que lucían sus flores amarillas. Fue impresionante este primer impacto. En este viaje inaugural participaron numerosos grancanarios y autoridades, entre los que se encontraban el director general de Promoción Turística del gobierno de Canarias, José Antonio Torrellas Martínez. Entre los periodistas invitados figuró el que suscribe, ya que en aquella época me encargaba de las páginas turísticas del diario La Provincia, de Las Palmas de Gran Canaria.

EJaromir-Karl-Sefln Praga fuimos acogidos con mucho entusiasmo, cuando en aquel país -hoy República de Chekia- el turismo occidental era prácticamente desconocido. Los viajeros de aquel viaje inaugural quedaron impresionados por la belleza de la capital checa, una auténtica joya arquitectónica y cultural que merece la pena visitar. Recorrimos la parte antigua de la ciudad -Stare Mesto, donde nació y vivió el poeta Jan Neruda- el Reloj Astronómico, la catedral de San Vito, el Teatro Nacional, el Puente Carlos, el Castillo de Praga, la casa natal del escritor Frank Kafka, en la calle U Radnice de Mala Strana, número 5, la catedral de San Vito, Iglesia de Nuestra señora de Tyn, el cementerio judío, etc. También recorrimos diversas ciudades del país, entre ellas la ciudad-balneario Karlovy Vary y visitamos fábricas de cerveza y de objetos del fino cristal de Bohemia. Los bajos precios permitían hacer acopio de recuerdos y objetos típicos de aquel país. Como anécdota nos encontramos un día con el presidente de la Generalitat de Catalyna en aquel momento, el honorable Jordi Pujol -hoy puesto en entredicho por sus presuntos fraudes fiscales-, por lo que ha dejado de ser “honorable”. El salía de un hotel con una representación empresarios catalanes, especialmente hosteleros que querían establecerse en la ciudad y en otras partes del país y se extrañó de que alguien, hablando castellano, les saludara.

En fin, creo que sería justo que las autoridades del archipiélago reconocieran la labor de Jerónimo Sefl en el desarrollo de las comunicaciones aéreas y el turismo de las islas. En estos momentos, llegada ya su jubilación, le ha cedido el testigo a su hija Stafaníe Eva que es la directora general del operador Sahara Jet.

Por José Manuel Balbuena Castellano