Caminos turísticos para viajeros andariegos


España ha pasado a ser destino del turismo religioso, en sus diferentes ofertas de esta actividad, y que tiene en Santiago de Compostela su eje central para los seguidores de este tipo de viaje.

De esta forma damos a conocer a continuación la Ruta Norte del Camino de Santiago, que es la más tradicional y seguida por quienes  quieren llegan a la Catedral de Santiago.

Así, desde la frontera francesa se llega recorriendo la costa cantábrica a la ciudad gallega conocida en todo el mundo como punto final de este recorrido desde hace siglos.

Pero otras dos citas cubren la oferta de turismo religioso en España en este año. De un lado, el Año Jubilar de Caravaca de la Cruz, que celebra su Año Santo en la ciudad del mismo nombre en la provincia de Murcia.

Por otra parte, e insertado en la Ruta Norte del Camino de Santiago, se asienta el Año Jubilar Lebaniego, en la Comunidad de Cantabria y que celebra su 73 edición en el presente año, lo que viene a ser una experiencia incomparable para conocer Cantabria.

Año Jubilar en Caravaca de la Cruz

Camino de Santiago o Ruta del Norte

El Camino del Norte, dentro del Camino de Santiago puede decirse que es quizás la ruta más histórica, la primera que toman los peregrinos de todo el cristianismo europeo de la época para alcanzar Santiago de Compostela.

Hay que tener en cuenta que, en los primeros siglos y a partir del momento en que se descubre la tumba del Apóstol, la dominación por parte de los musulmanes alcanzaba muchos territorios de las zonas más norteñas de la península, y esta es la razón fundamental de este primitivo trazado.

Ermita de Santa María de Tovera en la Ruta Norte

Hacer el Camino de la Costa es hacer uno de las más bellos, atractivos y emocionantes Caminos de Santiago. En su mayor parte discurre entre la montaña y el mar Cantábrico. Las vistas, que frecuentemente se pierden en la azul lejanía de las aguas del mar; el intenso verdor de las montañas adornadas con un sinfín de caseríos; las pequeñas aldeas, que parecen sacadas de un cuento; los pueblos y localidades marineras, las hermosas ciudades, la gastronomía y finalmente la hospitalidad de sus gentes, convierten este maravilloso Camino en una experiencia inolvidable para el peregrino.

Es en el mismo puente de Hendaya (Puente de Santiago), donde se inicia y donde puede verse la primera flecha amarilla, la cual no se abandona hasta, prácticamente, la misma Catedral de Santiago. Pero esta, la flecha, en algunos recodos del Camino, no se dejará ver, haciendo dudar al peregrino entre la “derecha o la izquierda”, por tanto, vamos a tratar de salvar por medio de detalladas descripciones, las dudas que puedan surgir por deficiencias en la señalización.

Imagen de la Cruz de Caravaca

Sobre la Cornisa Cantábrica

Recorre todo el norte de la Península en sentido este-oeste, bordeando la costa cantábrica (de ahí su otra denominación “de la Costa”) y recorriendo sus grandes ciudades: San Sebastián, Bilbao, Santander, Gijón / Oviedo, Ribadeo, etc. A lo largo del Camino del Norte se generan diversos enlaces hacia la Meseta en busca del Camino de Santiago.

A lo largo del recorrido por toda la Cornisa Cantábrica desde el País Vasco hasta Galicia, diversos monasterios como los de Santoña, Santillana del Mar, Santo Toribio, etc., recogen noticias desde el siglo X del paso de peregrinos. Unos penetraban en tierras hispanas por Irún, después de recorrer el territorio galo, otros desembarcaban en los diferentes puertos cantábricos provenientes de todos los países marítimos europeos del Norte.

El Camino del Norte  consta de 5 secciones y atraviesa las 4 ciudades mas importantes del Norte de España (San Sebastián, Bilbao, Santander y Oviedo). Una vez finalizado el Camino del Norte, existe la posibilidad de enlazar con el Camino Primitivo para llegar a la ciudad de Santiago.

El Camino del Norte comienza en la maravillosa ciudad de San Sebastián, donde se puede disfrutar de su naturaleza y gastronomía. De hecho, San Sebastián está en el ranking de las 10 ciudad con mayor número de restaurantes con Estrellas Michelin en Europa. El Camino del Norte transcurre bordeando la costa, por lo que podremos disfrutar de hermosos pueblos pesqueros a lo largo del recorrido. También podremos nadar en las hermosas playas y disfrutar del delicioso marisco. A lo largo del Camino del Norte – entre otras citas –  es aconsejable visitar el museo Gugguenheim de Bilbao, disfrutando del hermoso Palacio de la Magdalena y de la bahía de Santander o conocer las típicas sidrerias de Asturias.

Año Jubilar en Caravaca de la Cruz

En febrero de 1998 Caravaca fue privilegiada con la concesión de un Año Jubilar Perpetuo en torno a nuestra Patrona, la Stma. y Vera Cruz, en un documento expedido por el Pontífice Juan Pablo II, a través de la Penitenciaria Apostólica de la San ta Sede.

La concesión de un “Año Santo” a perpetuidad, quinto en el mundo junto a los de Jerusalén, Roma, San tiago de Compostela y Santo Toribio de Liébana (Potes), supone la celebración de un Año Jubilar cada siete años, siendo el próximo a celebrar en el actual 2017.

Entre las causas que han motivado la concesión cabe destacar un hecho religioso, cuya trascendencia se remonta a más de siete siglos en la historia de España, de la Región de Murcia y de Caravaca de la Cruz: la presencia de la Stma. y Vera Cruz en estas tierras desde el siglo XIII, cuyo origen oriental es harto comprobado y en la que la tradición religiosa y la fe cristiana considera depositadas varias astillas del “Lignum Crucis” en el que murió Jesucristo. Esto dice la tradición.

Este hecho ha supuesto el desarrollo, a lo largo de siete siglos, de un culto religioso enraizado en el seno de la fe cristiana y admitido por la Iglesia Católica, hasta el punto de asignársele por el Vaticano (siglo XVIII) el culto de “Latría”, equivalente al tributado al Santísimo Sacramento.

Peregrinos en Caravaca de la Cruz

Esta realidad transcendió los estrictos límites geográficos regionales, e incluso nacionales, convirtiéndose Caravaca en un punto neurálgico y de referencia religiosa, teniendo su máximo apogeo en los siglos XVI, XVII y XVIII, épocas en las que primó el verdadero carácter religioso de la Stma. y Vera Cruz frente a otros atribuidos con posterioridad de carácter esotérico.

La fe regenerada en torno a la Santa Reliquia propició fundamentalmente en los siglos referidos, y aún con anterioridad, verdaderas corrientes de peregrinación hacia su Basílica-Santuario desde los más diversos puntos de la geografía española; hasta tal punto que ya en pleno siglo XVI se hallaba establecido un Hospital en la localidad, el del Buen Suceso, con el fin fundamental de atender a los peregrinos.

Asímismo, y con la finalidad de propiciar, difundir y mantener el culto a la Vera Cruz, nació la Real e Ilustre Cofradía de la Stma. y Vera Cruz de Caravaca, cuyos orígenes documentalmente probados se remontan a la Edad Media y que, ya en el siglo XVII, estaba como canónicamente instituida, con base en las constituciones de Clemente VIII y Pablo V.

A modo de muestra del valor de las referidas peregrinaciones nos pueden servir los jubileos decretados en distintos años de los siglos XVI y XVII, con motivo de las diferentes festividades de la Cruz (Mayo, Julio, Septiembre) o la solicitud concreta que dirigía la Cofradía en 1663 al Papa Alejandro VII, para que se pudiera admitir en la misma, cofrades procedentes de distintos puntos de España (lo que fue un hecho).

Santiago, destino final del Camino

Otros dos motivos pueden servir de móvil justificativo a lo que ha sido la base para la concesión eclesiástica del Año Santo. Por una parte el hecho de que hace años, en 1981 fuese concedido un Año Jubilar a Caravaca con motivo de la celebración del 750 aniversario de la Aparición de la Vera Cruz en Caravaca y posteriormente en 1996, se concediese otro Año Jubilar que atrajo hasta la localidad a más de 700.000 peregrinos. Por otra, el deseo de clarificar, a nivel nacional, el verdadero sentido de la Vera Cruz de Caravaca, como símbolo de fe cristiana, frente a la difusión simplista y tergiversada que de ella se viene haciendo en los últimos tiempos de esta santa reliquia.

Camino lebaniego en Cantabria

El pasado Año Santo Jubilar Lebaniego tuvo lugar en 2006 y está contabilizado en los anales eclesiásticos como el septuagésimo segundo. En 2017 se celebró el número 73. Momento en que vuelve a abrirse la Puerta del Perdón del cenobio. El  2017 se ha designado Año Jubilar y se ha denominado “Acontecimiento de Excepcional Interés Público”. Como cada Año Santo, el Gobierno de Cantabria ha organizado una serie de actividades religiosas y culturales, encaminadas a poner en valor la importancia histórica, social, política y religiosa de la región de Liébana, con el Monasterio de Santo Toribio como punto central.

Tal y como viene ocurriendo desde la Edad Media, cada cierre simbólico de la Puerta Del Perdón no supone en ningún caso el cierre de las puertas de la actividad hasta el siguiente Año Santo. De igual forma, tampoco supone para Liébana el cierre de las puertas de la acogida, sino que añadiendo este renovado valor a sus ya numerosos recursos, deberá mantenerlas constantemente abiertas para todo aquel que desee conocer esta región disfrutando del legado, el patrimonio y los valores que convierten a esta comarca de Cantabria, en la “Tierra de Júbilo” dado que no tiene por qué ser Año Jubilar para hacer la peregrinación y vivir la experiencia del Camino.

Tal y como hacían los primeros peregrinos, la visita al Lignum Crucis en el Monasterio de Santo Toribio es visita obligada. En la Edad Media no se concebía peregrinar hasta Santiago de Compostela sin pasar por Santo Toribio, sin pasar por Liébana.

En el corazón de los Picos de Europa

Apertura Puerta Perdón en el Año Lebaniego

Arropado por los Picos de Europa, en el corazón de Liébana, en el municipio de Camaleño, el monasterio fue testigo de hitos históricos y centro intelectual y de ebullición cultural del medievo. Se da la circunstancia de que allí también vivió uno de los personajes más influyentes de la Edad Media: Beato de Liébana, autor de uno de los libros más conocidos de la historia “Comentario al Apocalipsis” (obra tan universal y admirada que fue copiada durante muchos siglos en los principales monasterios de Italia, Francia y España, dando lugar a los códices llamados “beatos”, treinta de los cuales han llegado hasta nuestros días).   

Pero, antes de traspasar la puerta, en su viaje hasta el corazón de Liébana, los centenares de miles de “crucenos” – así son llamados los peregrinos a Santo Toribio – tienen la oportunidad de descubrir un camino cargado de sensaciones, arte y naturaleza. Todo un mundo de experiencias que enlaza una comarca histórica con sendas espirituales y culturales que se ramifican por toda Cantabria y otras partes de España.

Así, lo suyo es llegar a Santo Toribio a través del  Camino Lebaniego declarado Patrimonio de la Humanidad en 2015 junto al Camino Norte de Santiago.  Esta ruta de unos 72 kms, que discurre entre San Vicente de la Barquera y Santo Toribio, también sirve de enlace entre el Camino de Santiago norte y el francés.

San Vicente de la Barquera con la Iglesia de Nuestra Señora de Los Angeles al fondo

El Camino Norte recorre toda la costa cántabra y en 2017 la región espera la llegada de miles de peregrinos a través de esta ruta jacobea. De ahí, que la región será una fiesta en todos sus rincones ya que se han programado  mumerosas actividades en todos los municipios de la Comunidad.

El Monasterio de Santo Toribio está ubicado en el municipio de Camaleño, a  tres kilómetros de Potes (la capital de  Liébana) en un valle rodeado por varios macizos montañosos con picos de más de 2.600 metros de altitud, un espacio natural protegido, integrado en la Reserva Nacional de Caza de Saja y el Parque Nacional de Picos de Europa.

Se trata de un valle singular delimitado por la Cordillera Cantábrica, que en esa zona alcanza sus mayores alturas, y los Picos de Europa, un extenso bloque de caliza único en España, y que en sus cotas más altas supera los 2.600 metros.

Peregrinación en la Ruta Norte del Camino de Santiago

Cantabria es, por tanto, un viaje obligado en 2017. Este año, los visitantes encontrarán una región que, a su belleza paisajística y natural, caracterizada por sus playas de arena fina y sus valles verdes, y a su riqueza patrimonial, gastronómica y con grandes hitos turísticos como sus diez cuevas Patrimonio de la Humanidad o el Parque de la Naturaleza de Cabárceno,  suma la celebración de este evento ex traordinario que convierte a la región en un destino de peregrinación. Quienes, entre sus propósitos del nuevo año hayan incluido hacer el Camino de Santiago, deben saber que si optan por recorrer el Camino del Norte, pueden desviarse por el Camino Lebaniego hasta Santo Toribio, obtener el jubileo y seguir después  su ruta enlazando con el Camino Francés.