El Ayuntamiento muestra su preocupación por el drama de los refugiados

  • El Gobierno central debe cumplir con sus obligaciones legales con urgencia, prestando a las personas que huyen de la guerra la asistencia necesaria
  • Se trata de una cuestión de Derechos Humanos que no puede dejar impasible a una ciudad diversa y acogedora como Madrid. Desde el Ayuntamiento se estudiarán recursos y medidas ante la gravedad de la crisis humanitaria

El Ayuntamiento de Madrid muestra su preocupación por la dramática situación que afrontan miles de personas necesitadas  de protección internacional que tratan de cruzar estos días las fronteras de la Unión Europea y que se suman a aquellas que ya lo hicieron desde la intensificación  de los conflictos bélicos que les obligaron a huir. El drama de los refugiados es una cuestión de derechos humanos que no puede dejar impasible a una ciudad diversa y acogedora como Madrid. Para afrontarlo, el Gobierno central, con el Ministerio de Empleo y Seguridad Social a la cabeza, debe asumir sus responsabilidades con urgencia. El Ayuntamiento se suma a la red de ciudades de acogida y estudiará medidas para cooperar en la atención a las personas refugiadas.

La escasez de ayudas públicas para los solicitantes de protección internacional se ha denunciado en distintas reuniones de representantes del Ayuntamiento de Madrid con organizaciones especializadas en la atención a refugiados, tales como CEAR, ACCEM, Cruz Roja o los Mercedarios. Los Centros de Atención al Refugiado (C.A.R) en la Comunidad de Madrid, dependientes del Ministerio de Empleo y  Seguridad Social están saturados y tienen largas listas de espera, lo que provoca que muchos solicitantes de asilo vivan en situación de desamparo y tengan que recurrir a ayudas para personas sin hogar, algunas de carácter municipal. Entre los solicitantes de refugio se encuentran familias, con menores, que necesitan de manera urgente una solución adecuada a sus circunstancias.

Los refugiados y refugiadas  huyen de diferentes formas de violencia que amenazan de forma  inminente sus vidas. Por este motivo, esta crisis humanitaria debe abordarse acorde al derecho internacional y con los compromisos suscritos por los gobiernos en materia de Derechos Humanos. Resulta preocupante que el Gobierno de España sólo haya aceptado acoger a una parte de los refugiados que solicita la Unión Europea para gestionar la crisis humanitaria y alarmante que no destine los fondos precisos para afrontar una crisis humanitaria de estas dimensiones.

Ante el drama de guerra civil en Siria -con la población más numerosa de refugiados que ha provocado un solo conflicto en una generación, según el ACNUR-  la contribución de España a esta crisis humanitaria ha sido muy pobre. El Ayuntamiento de Madrid reclama al Gobierno que esté a la altura de las circunstancias, asumiendo sus responsabilidades y coordinando la respuesta necesaria con otras administraciones autonómicas y municipales. Madrid tiene un carácter abierto y solidario, especialmente con aquellas personas que se ven obligadas a huir del horror de las guerras. Por ello el Ayuntamiento se suma a la red de ciudades de acogida propuesta por Barcelona y propondrá en los próximos días recursos y medidas para afrontar solidariamente el drama de los refugiados.