La “Burbuja turística” ha llegado a España

Hace ahora diez años, el planeta en su totalidad, se vio sacudido por la temida e ignorada ”Burbuja Inmobiliaria”, comenzando en el sistema financiero  de Estados Unidos y llegando a Europa, en forma de mezcla de crisis bancaria y catástrofe inmobiliaria.

Y es que el neoliberalismo mal entendido – es difícil encontrar en este sistema económico algo bueno – no calculó sus enormes e incontables  errores, y fruto de un tremendo egoísmo financiero, estalló por los aires, arrastrando a la ruina a todos las economías de la sociedad capitalista.

Se quisieron dar todo tipo de explicaciones, pero como el capitalismo feroz no es capaz de explicar lo que no quiere reconocer – que es el más egoísta sistema económico para el ser humano –  paga ron justos por pecadores, y la crisis mundial arruinó la vida de los habitantes de este planeta, en mayor o menor grado.

Esa “Burbuja Inmobiliaria” se autofagotizó y se convirtió en solución, al resolver el neoliberalismo su tremenda crisis, apoyándose en el sistema bancario que supo sobrevivir, a base de  hundir en la miseria y arruinar a las economías de los países que no tienen más remedio que soportar sistemas económicos de este corte capitalista.

La solución fue cargar sobre las espaldas de la población que habita en estos países, el costo financiero, para sacar de la crisis al sistema económico de cada país.

Mientras en Estados Unidos, su sistema capitalista tiene capacidad para resolver este tipo de crisis, otros países – salvo el caso especial de China que tiene características bien diferenciadas – Japón, India y la Unión Europea entraron en crisis económica total.

Tuvo que ser el sistema bancario el que salvase la tragedia económica que había aparecido de la mano de una “Burbuja Inmobiliaria” salvaje, que sólo entiende de gigantesca especulación. España entró en esa “Burbuja Inmobiliaria” desde años atrás y, junto al turismo, no tuvo más remedio que entrar en el terrible juego de la especulación bancaria y de esta forma, la broma ha costado a los españoles 100.000 millones de euros regalados al sistema bancario, para salvarnos de la crisis.

Durante decenas de años, los habitantes de este país pagarán estos créditos y padeceremos los efectos de esta gigantesca crisis.

Cuando los especuladores y los economistas neoliberales nos dicen que estamos saliendo de la crisis – en España nos mantenemos aún, y por algún tiempo. en los efectos de esta tragedia económica – nos amenaza una nueva Burbuja, la del Turismo, sin que muchos hayan detectado esta posibilidad y con el único sostén triunfalista de pensar que esta actividad salvará nuestra economía.