Manchamiel, miel en La Mancha

Miel de antaño, del panel al tarro

El origen del aprovechamiento de la miel se remonta probablemente en el Cáucaso y el noreste de Turquía. Desde la Antigüedad la miel se utilizaba como medicina y elixir tonificante. Los egipcios ensalzaban la miel como manjar de dioses y fuente de la inmortalidad. En los antiguos papiros se citan numerosos medicamentos que contienen miel (“La miel: producto alimenticio y medicinal eficaz contra la inflamación, la tos y la ronquera,” 2010).

La miel es un alimento, un condimento y un producto medicinal. Las abejas succionan el néctar de las plantas y estos jugos son enriquecidos con enzimas propias de las abejas y con inhibina para impedir el crecimiento de bacterias y levaduras.

El aumento de la resistencia a los antibióticos ha propiciado la búsqueda de sustancias alternativas que sirvan como base antibacteriana. Las plantas medicinales y la miel son dos productos cuyas características pueden aportan grandes contribuciones a ello. Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Talca (Chile), evaluó la presencia o ausencia de actividad antibacteriana en la miel y una planta medicinal concreta, el romero. En dicho análisis se observó una inhibición del crecimiento bacteriano para ciertas muestras. En conclusión, este trabajo puso de manifiesto la idea de que la miel y el romero pueden tener acción antibacteriana frente a diferentes patologías (Alcaino Ayala y Brevis Azócar, 2012).

La corroboración científica de las propiedades curativas de la miel ha arrojado unos resultados positivos para los trastornos de la cicatrización y las quemaduras. La miel posee una amplia acción antibacteriana, limpia más rápidamente la herida y acelera el proceso de la cicatrización. Estos efectos se han podido demostrar en úlceras resistentes en las piernas, en pacientes. Al ser un producto natural, la miel apenas se puede estandarizar. La miel también posee propiedades antivirales.

Entre los numerosos compuestos nutricionales de la miel destacan proteína, azúcares reductores, calcio, fósforo, magnesio, potasio, azufre, hierro, manganeso, zinc o cobre (Santacruz et al., 2016).

  • Miel de Romero

De color ámbar y un poco espesa, se vuelve más blanquecina al cristalizar. Esta miel es de las más completas por todos los nutrientes que aporta, facilitando la digestión y la acidez. Se caracteriza por ser una miel dulce y suave.

Una de sus propiedades es el aporte de litio, beneficioso para algunos trastornos mentales. También es muy buena para las personas que tienen el ácido úrico alto. Buena también para los casos de gripe, catarro, resfriado y tos, por su propiedad balsámica. Ayuda también en el cansancio físico y mental y en el control de la tensión arterial.

  • Miel de Monte

Como novedad, Manchamiel elabora un tipo de miel denominada “de monte”, para la cual nuestra materia prima permanece en el interior de las colmenas durante todos los ciclos de floración anuales. Con este método de producción, conseguimos que la miel se impregne y adquiera todos los aromas y sabores tan característicos de los montes y parajes manchegos.

Cabe decir que el aroma y la textura puede alternar, puesto que las épocas de floración varían en función del entorno donde están ubicadas y de las condiciones climatológicas. Por lo general, se trata de una miel de sabor intenso y densa.

  • Miel de Tomillo

Tiene propiedades antisépticas, por lo que es muy buena para prevenir las infecciones de garganta y también va muy bien para tratar el catarro, bronquitis, tos y faringitis. Es muy normal tomar este tipo de miel junto a zumo de limón para así potenciar las propiedades. También tiene propiedades antioxidantes y antibacteriana.

Nuestra historia

“Mi nombre es Pedro, fundador de Manchamiel, una pequeña idea emprendedora surgida a principios de 2020. Fuera de la empresa, más de 10 años en el sector de la apicultura avalan mi dilatada trayectoria y experiencia en el mundo de las abejas. Además, pertenezco a diferentes asociaciones de apicultores de Castilla-La Mancha y diversos foros para mantenerme actualizado y seguir potenciando mis habilidades como apicultor.

Ubicados entre parajes de la mancha tradicional y ciertas partes de la región de Murcia, nuestros colmenares están sometidos a continuas revisiones y comprobaciones, tanto de calidad como de sanidad, a fin de ofrecer al consumidor final un producto de sublime calidad. Las instalaciones de Manchamiel cuentan con todas las garantías sanitarias exigidas por la legislación actual vigente”.

Mas información: https://manchamiel.com/

Instagram: @manchamiel

Facebook: Manchamiel