El cuento de la lechera según la ministra Maroto

Por Faustino Castilla

Gracias a una fantasmagórica y delirante edición de Fitur 2021

Presumo de haber estado presente en todas las  ediciones de Fitur, que hace ya 40 citas comenzó en Madrid, cuando el Turismo era una entelequía para nuestro país. De esa fórmula se ha llegado a mentir, a quienes asistan en próximas fechas a la pesadilla, que va a ser esta próxima fantasmada, que será Fitur 2021. Decimos esto porque los gestores de la edición de Fitur 2020, presumieron de haber recibido a más de 250.000 participantes  en ese afán de presumir que les guía desde hace años. De esta forma, nadie puede imaginar en una asistencia masiva a esta cita ferial, que ahora se anuncia, con el patrocinio de la ministra Reyes Maroto, para el próximo día 19 de mayo.

Pues bien, aunque la ministra Reyes Maroto, se monte el cuento de la lechera, nada puede hacer convencer a quienes piensen en Fitur y en nuestro sector turístico, en una cita ferial, que trata de promocionar la actividad turística. Puede ser lo que la foto de su presentación acaba de mostrar en un desangelado  pabellón de Ifema, lo que ocurra en esa fecha y que es todo lo contrario a una actividad masificada, a fin de conseguir el mayor número de clientes y no una reunión de redes sociales, que en la red son eso, una entelequia.

La Moncloa. Reyes Maroto Illera [Gobierno]

Pero es que, con ser todo esto un montaje interesado de Ifema para conseguir  resultado económico, presentando – en estas fechas ya se han celebrado varias citas feriales presenciales  – el riesgo sanitario que se corre con este tipo de soluciones, que va a ser gigantesco, porque nada para satisfacer al bicho como esta fórmula de reuniones por muchas precauciones que se tomen.

Pero es que lo más grave, no es solamente el riesgo señalado. Lo verdaderamente delirante es, que sea la ministra de Turismo quien haga elucubraciones sin base alguna, con el riesgo que todo ello conlleva.  ¿Cómo se puede asegurar que en abril estará el 30% – 40% de personas vacunados?. Eso, además de imposible de asegurar, es poco práctico, porque el resto de habitantes del país, siguen siendo objeto de contagio. Así, en el mes de mayo – cuando comience el día 19 de ese mes de mayo, Fitur – el riesgo de contagio se producirá al asistir a esta cita presencial. De esta forma, se habrá consumado el riesgo sanitario, aunque  las medidas de seguridad – 2 metros entre cada persona – se consiga, cosa sumamente delirante al hablar de una cita de estas características.

Y por si éramos pocos, llegó la OMT, – precisamente quien a nivel mundial debe velar por el Turismo – y trata de convencer al personal, para que piense en viajar  de forma inmediata. Todo porque parece que el negocio es el que manda y no la salud. De esta forma se asegura que, volverá el bicho a cebarse en el personal y a crecer el contagio, para llevarnos al caos. De esta forma, la pandemia llegará a instalarse en el planeta, eso sí, viajando todo el mundo, gracias a un pasaporte sanitario – ya veremos con qué garantías – que nos hará pensar en que estamos libres de riesgos de contagio. Para eso existe la OMT y sus responsables  –  mejor deberían ser calificados de irresponsables – que cobran excelentes sueldos.

Pues no acaba aquí la «suntuosa promoción». Esto sólo es el comienzo de la paranoica forma de acercarnos a la «normalidad turística». Ahora llega el turno a los negocios por el aire. Las compañías aéreas, se  han puesto a rebajar precios, montar campaña promocionales, bonos de especiales condiciones, y una larga lista de beneficiosas ofertas, que se lanzan sin contar con las previsiones de cierre de continentes, países y provincias que es seguro se mantendrán mucho tiempo. Así, con la excusa de buenos precios, todos a comprar pasajes, que quizás no sirvan, porque, ¡¡¡ señores !!!, quien sigue mandando aquí es el bicho.

sistema de transporte, avión, aeropuerto, aeronave, chorro, aerolíneas  americanas, Automóvil club británico, pista | Piqsels

Resumen final: lo primero, terminar con la total vacunación. Después de ello valorar lo que ha quedado y finalmente empezar a pensar en la nueva forma de vivir, que nos dejará esta pandemia, que entre unas cosas y otras bajará poco de dos años, por muy tremendo que suene, pero que no todos pueden contarlo. Muchas  personas han quedado separadas de contarlo y quien más quien menos ha conocido a quienes no han podido llegar al final  de esta tragedia. Mientras tanto, algunos siguen jugando con el riesgo, tal y como se ha denunciado en estas líneas, anteponiendo el negocio a la salud. 

Otros resúmenes se podrían hacer ya que a última hora – la de cerrar esta información – se han presentado noticias de primer orden. Por ejemplo que las alegrías que se han dado en las diferentes Comunidades Autónomas, abriendo la mano a la economía, frente a conseguir guardar la salud, ha dado como resultado, que se pierdan las vacaciones del puente de San José y de la Semana Santa. Mientras tanto son los extranjeros los que pueden disfrutar de estas fechas y llegarán en masa a los dos archipiélagos, algo nefasto para ellos porque, como no lo controlen, serán ellos las víctimas dentro  de algo más de un mes. Al tiempo

Desde luego lo que no parece tenga buen futuro son las vacaciones del verano.  No somos pesimistas, es que,  el Turismo no se prepara a trabajar de esta forma – a empujones y en tropel – ya verán cómo el verano se pretenderá que sea la recuperación del sector, y eso está por ver.

 Y es que en esta actividad hay muchos «melones», que no saben por su ignorancia trabajar de manera adecuada y sólo saben triunfar si todo es fácil, y en esta ocasión, la cuestión es compleja, con vacuna sin terminar de hacerse realidad, sin tener resuelto el pasaporte sanitario y – lo que es peor – sin que las CC. AA vayan al unísono con el Gobierno central.

Finalmente – ahora sí – es original el espectáculo de neoliberalismo que están dando las compañías aéreas, al ver un posible tiempo de apertura del turismo. Todas como locas a, primero anunciar cientos de miles de plazas, luego  a dar ofertas maravillosas y finalmente, confiar en que exista para el verano el pasaporte sanitario. Lo tienen claro