No debe haber confusión

En diferentes reuniones que se han tenido con hoteleros sobre algunos comentarios de muy mal gusto hechos por algún irresponsable que lo único que hacen en el sector es complicar más el ambiente desolado  que por desgracia está atravesando la Isla de la Palma. Estos individuos se atrevieron a publicar que la erupción del volcán en la Palma puede afectar a la temporada alta en Canarias en la contratación del turismo, serían después de ver la pifia que se marca Maroto diciendo en que el Volcán era un espectáculo. Saliendo rápido a esta incongruencia de estos agoreros, habrá que decirles que no afectara en nada al sector turístico está erupción volcánica, la Palma que ha entrado casi en destrucción total de la zona, se ha quedado en un 15% de ocupación dejando casi cerrados los negocios de turismo. Hay demasiados elementos que nada saben de los mapas, deberían de saber y leerse las ubicaciones de donde está la Isla de la Palma, que no es Palma de Mallorca ni las Palmas de Gran Canaria. Este es el trío de nombres que barajan algunos y que traen en la confusión a los que verdaderamente son «lelos», ya que por desgracia en donde el volcán está arrasando enseres, casas y terrenos es en la Palma. De ese casi 70% de ocupación que tenían los establecimientos hoteleros de la Palma, esto es lo que les ha quedado.

Pero ya que  a eso lo han catalogado de catástrofe, y seguimos viendo «lelos» que rizan el rizo confundiendo la Palma con las Palmas, debería de ejercer el Gobierno de Canarias una campaña audiovisual en redes  para  dar más información para aquellos que lo confunden todo y enseñarles en donde esta exactamente la Isla de la Palma, diferente  geográficamente de Palmas de Gran Canaria. Es de suponer que quedará todo totalmente entendido aunque siempre hay quien espera una excusa en este caso ramplona para no viajar a  Canarias. Hemos perdido mucho en este bastardo Covid 19, y ahora el empeño es total para  salir de ese atolladero en que nos dejó la pandemia, aunque siempre nos queda esa duda que sin quererlo es una verdad extrema ¡¡ DEPENDEMOS DE TANTOS DESPACHOS!!.

Salvador Barnes