Música para mirar al verano

Con la programación de la Temporada del Teatro de la Zarzuela

Concierto de fin de curso del XXXI Ciclo Sinfónico UPM

El domingo, 5 de junio de 2022, a las 19:30 horas, del Auditorio Nacional de Música, tendrá lugar la gran cita musical de fin de curso del Ciclo Sinfónico UPM. El programa de este concierto es el siguiente:

Orquesta Sinfónica de la Rioja (OSLR)
Coro de la Universidad Politécnica de Madrid

Director: Javier Corcuera
Solistas: Sofía Esparza, Soprano / Giselle Fundora, Mezzosoprano / Miguel Borrallo, Tenor / David Cervera, Barítono

Ludwig van Beethoven
Obertura Coriolano Op. 62
Meeresstille und glückliche Fahrt Op. 112
Misa en Do mayor Op. 86

 Para cerrar el  XXXI Ciclo Sinfónico UPM, la Orquesta Sinfónica de la Rioja (OSLR) bajo la dirección del maestro Javier Corcuera y con la participación del Coro de esta Universidad. En este concierto se recordará la figura de Ludwig van Beethoven con la interpretación de varias obras suyas.

Se interpretará una bella obra olvidada en la actualidad: Obertura Coriolano. A continuación, junto con el Coro de nuestra Universidad, interpretará la Cantanta Meeresstille und Glückliche Fahrt. Cantata compuesta a partir de dos poemas escritos por Goethe: Meeresstille (Mar en calma) y Glückliche Fahrt (Viaje feliz). Como cierre del concierto, podremos disfrutar de la Misa en Do mayor, obra coral de gran entidad pero que ha permanecido a la sombra de la Missa Solemnis, pieza cumbre del género.

Toda la actividad del Área de Actividades Culturales de la UPM se puede seguir en www.upm.es/culturales

Concierto Fin de Curso

Concierto Fin de Curso que pasamos a valorar tras su celebración que ha constituido un gran éxito de realización. 

Con dos obras de L V Beethoven, Obertura Coriolano y Meeresstille und Glückliche Fahrt, las Orquesta Sinfónica de La Rioja, comenzó el concierto, con la compañía de un gran coro, que acompañó la celebración de ambas obras.

Se trata de dos obras – junto a la Misa en Do mayor, que as siguió en el programa, de una excelente creación del compositor alemán,  que coincidió con la puesta en marcha de sus 6ª t 7º Sinfonías.

La puesta en escena de las dos obras, fue un ejemplo de conjunción entre coro y orquesta, con una formación justa, opero que ofreció una muy conseguida realización y que fue apreciado todo ello con aplausos de una asistencia mediada, del Auditorio Nacional de Madrid, una pena, dada la importancia del Programa y de los participantes. Todo un éxito, por lo que debe felicitarse a sus organizadores.

Siguiendo el análisis del Programa ofertado, puede considerarse de nueva felicitación del mismo autor, el tratamiento dado a la Misa en Do mayor, donde destacaron los cuatro solistas – Sofía Esparza (soprano ), Gisele Fundora ( mezzosoprano), Miguel Borrallo ( tenor ) y David Cervera ( barítono ), que junto al director de la Orquesta, Javier Corcuera, consiguieron una magnífica conducción de esta excelente obra, que hizo llevar al público, tras el Gloria,  a premiar a los participantes con grandes aplausos, para continuar con una gran puesta en escena, que dió origen a su final, a un reconocido mérito y que supuso la entrega de un público agradecido por tal concierto.

Brillaron de forma especial – junto con el Coro – la soprano, Sofía Esparza y el barítono, David Cervera, que ofrecieron unas intervenciones verdaderamente memorables, todo ello muy bien conducido por el director Javier Corcuera, que permitieron ver acoples de música y voces, muy conseguidos, por lo que es justo así darlo a conocer y esperar nuevas presencias de esta Orquesta y Coro, que demuestran una gran calidad y acoples verdaderamente interesantes. 

El. Barberillo de Lavapies en el Teatro de la Zarzuela

Este año se cumplen 148 desde que ‘El barberillo de Lavapiés’ se estrenó en el Teatro de la Zarzuela allá por 1874. En todo este tiempo la obra de Francisco Asenjo Barbieri – de quien el año próximo se celebra el bicentenario del nacimiento –, con magnífico libreto de Luis Mariano de Larra – hijo del perspicaz intelectual romántico ‘Fígaro ’–, ha cabalgado tres siglos distintos con idéntica suerte: el placer del público, de los amantes de la música, de los entusiastas del Teatro de altura. Toda una fiesta de teatro musical que del 15 al 26 de junio volverá a alegrar el coliseo de la plazuela de Jovellanos con 10 funciones de la aplaudida producción propia firmada por Alfredo Sanzol y estrenada en este escenario en 2019.

El interés y la expectación de este Barberillo no se deben únicamente al excepcional material musical y literario que lo convierten en una incontestable obra maestra; una de las obras más divertidas y alegres del repertorio lírico que se ha mantenido en escena hasta nuestros días como un emblema de la lírica española. También alcanza la calidad de acontecimiento, aun en su reposición (y la venta de entradas no engaña), por quienes son responsables de ponerla en pie.  El director de escena y adaptador del texto, Alfredo Sanzol, Premio Nacional de Literatura Dramática de 2017 y uno de los nombres indispensables en la escena de hoy, o el maestro internacional José Miguel Pérez-Sierra, que, como en él es habitual, dará brío al foso al frente de la Orquesta de la Comunidad de Madrid (Titular del Teatro). La producción cuenta con la singular escenografía y el colorido vestuario de Alejandro Andújar, la iluminación siempre reveladora de Pedro Yagüe y la coreografía (tan importante en este título) de Antonio Ruz, Premio Nacional de Danza 2018, quien con la poesía del movimiento contribuye a que la obra vuelva a ser actual y moderna.

Serán, además, dos los repartos (y tres Barberillos) los que canten la obra genial de Barbieri: Lamparilla, el Barberillo que pretende a Paloma la costurera, con quien se ve inmerso en una intriga política sin saber cómo ni por qué, será interpretado por los barítonos Borja Quiza y David Oller; Paloma estará encarnada por las mezzosopranos Cristina Faus y Carol García; la marquesita del Bierzo, intrigante política que mete a todos en el lío, y enamorada a su vez del sufridor Don Luis de Haro, será cantada por las sopranos María Miró y Cristina Toledo; los tenores Javier Tomé y Francisco Corujo darán vida a Don Luis, quien sufre el desdén político y amoroso de su querida Marquesita; el barítono Gerardo Bullón será el conspirador Don Juan de Peralta, y el bajo Abel García, Don Pedro de Monforte, defensor de la ley y la justicia. 

Acompañará en el escenario a este doble elenco el Coro Titular del Teatro de la Zarzuela, así como diez bailarines y ocho actores que también danzan en todos y cada uno de los números de baile.

José Miguel Pérez-Sierra, quien califica la obra como «una de las cimas del género», sostiene que la colaboración entre Barbieri y Larra es más que interesante, ya que «juntos crean una obra en la que se vive, se respira Madrid. Un Madrid dieciochesco en el argumento y decimonónico en lo musical, pero con un perfume atemporal que hace que aún hoy esta zarzuela tenga plena vigencia».

Alfredo Sanzol, por su parte, recalca que «el tono cómico y de aventuras de la función es lo que hemos potenciado sin olvidar nunca que ambas cosas van unidas a la búsqueda de la belleza». El director de escena apunta en cada uno de sus trabajos a la idea de que «la profundidad de la vida y sus difíciles conflictos necesitan de la visión de la comedia para encontrar soluciones liberadoras».

Barbieri y Larra mezclan una trama popular, la de los amores de Lamparilla y Paloma, con los devaneos sentimentales de dos aristócratas, la Marquesita Estrella y don Luis, y todo ello con un trasfondo político: la transición forzada de un gobierno de Grimaldi a Floridablanca. Es un modelo temático que ya había utilizado Barbieri en Jugar con fuego, Los diamantes de la corona Pan y toros, pero que con el texto de Larra —escrito en verso— se llena de aventuras, intrigas, política, amor y humor, funcionando como si hubiera sido escrito en estos días que corren.

De ravel a Debussy. con la OCNE

Siguiendo un gran trabajo de interpretación, la OCNE acaba de ofrecer un programa muy interesante al que hemos asistido y sobre el que ofrecemos una adecuada valoración.

En este Ciclo Sinfónico se ofrece el programa 22, con obras de estos autores franceses, además de un concierto para violín y orquesta de Benjamin Britten, donde lució de manera muy grande, el solista japonés, Fumiaki Miura, que asombró a los asistentes a este concierto por su calidad interpretativa.

En este concierto brillaron de forma especial la Orquesta y Coro de la Nacional, en dos obras muy especiales. De una parte con los Nocturnos  de Claude Debussy, con una participación definitiva del Coro, que demostró su calidad interpretativa.

En la segunda parte de este concierto, maravilló a los asistentes, la interpretación de Orquesta y Coro de la Nacional en una obra muy especia como, Dafnis  y Cloe, una suite de Maurice Ravel, con efectos especiales de enorme mérito, y donde los solistas de percusión y cuerda – especialmente el arpa – fueron protagonistas muy destacados. Todo ello con la dirección de Josep Pons.  

Definitivamente los asistentes a este concierto salieron sumamente agradecidos a estos profesionales, que demostraron una vez más, la calidad de interpretación de Orquesta y Coro Nacionales de España