La incompable Varsovia de Fryderyk Chopin

La ciudad de Varsovia nació relativamente tarde si se compara con otras ciudades polacas. Se tiene constancia de pequeños asentamientos por la zona pero las primeras construcciones de lo que se vino a conocer como Varsovia se llevaron a cabo a mediados del siglo XIII en donde en la actualidad se encuentra el Palacio Real.

En el viaje de prensa que acabamos de realizar  con motivo del estreno mundial de la ópera “El Toisón de Oro”, hemos vuelto a la capital polaca que luce de forma especial en las fiestas navideñas, con una animación y un bullicio verdaderamente admirable.

Sigue siendo en todo caso, la incomparable ciudad de la cultura y el arte,y, sobre todo, de la música con la figura de Fryderyk Chopin, que llena de romanticismo y sensibilidad cada uno de sus rincones

Ciudad Vieja y Ciudad Nueva

En 1413 la ciudad de Varsovia se convierte en la capital del Ducado de Mazovia, se comienza a construir la muralla y se inicia un período de expansión de la ciudad hacia el Norte en donde se asentarían los nuevos habitantes. En 1526 el Ducado de Mazovia se anexionará al Reino de Polonia y, en 1595 el Rey Segismundo III traslada la corte real de Cracovia a Varsovia y pasa a ser la capital de la Confederación Lituano-Polaca creada en 1569 en la Unión de Lublin iniciándose una etapa de prosperidad. En el siglo XVII la ciudad continúa su expansión geográfica así como también se irá asentando los aristócratas que construyen sus residencias en Varsovia para estar cerca del Rey.

La Ciudad Vieja de Varsovia es uno de los lugares más pintorescos de la capital. Se constituyó a finales del siglo XIII alrededor del actual Castillo Real, lo que era la residencia de los duques de Mazovia y en la Segunda Guerra Mundial fue totalmente destruída por los nazis (como la gran mayor parte de la ciudad) para ser posteriormente reconstruida hasta el más mínimo detalle lo cual ha posibilitado que el conjunto haya sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

En un principio Nowe Miasto fue llamada Nueva Varsovia debido a que cuando esta zona se comenzó a urbanizar en el siglo XIV pasó a ocupar el espacio entre la Ciudad Vieja y el pueblo de Zakroczym a orillas del Vístula siendo una localidad independiente de Varsovia hasta el siglo XVIII.

En la actualidad Nowe Miasto es una de las zonas más populares de Varsovia. Saliendo de la Ciudad Vieja en dirección por la Barbacana y se extiende a lo largo de la calle Freta.

Debe destacarse en esta zona de Varsovia el Palacio de Cultura (Palac Kultury i Nauki)

Palacio de Cultura de Varsovia PKiN. Construido entre 1952 y 1955, con sus 231 metros (sin la antena) durante años fue uno de los edificios más altos de Europa.

Según Stalin el palacio de cultura fue un regalo del pueblo soviético a Polonia, pero el hecho es que en su época era considerado por los polacos como un símbolo de la dominación de la URSS. En la actualidad a mucha gente este recuerdo del pasado le desagrada bastante, en especial a las generaciones mas mayores que vivieron esa época mientras que a los más jóvenes esto le es mas indiferente. Lo que sí es cierto de este edificio es que hoy en día es el símbolo de la ciudad y cada vez es mas aceptado con naturalidad por la población local. Subirse al mirador de la planta 30 cuesta unos 10 zlotys y las vistas que se tienen de la ciudad son únicas por lo que es una visita obligada. Junto con las oficinas, el edificio alberga un auditorio, un cine, un teatro, una pista de patinaje sobre hielo y una discoteca-cafetería en los bajos del edificio.

El Barrio de Praga si bien no es una zona turística propiamente dicha es la parte más “auténtica” de la ciudad y en donde aun se conservan  edificios y partes muestras de todo tipo, de antes de la guerra mundial. 

En los últimos años, Varsovia se ha modernizado en su centro urbano y demuestra que aspira a ser una gran ciudad moderna al estilo europeo.

Ciudad de museos y presencia de Chopin

Palacio Wilanów de estilo barroco, construido a mediados del siglo XVII por Augustyn Locci por encargo del rey Jan III Sobieski para hacer la residencia de verano. Los visitantes pueden pasear por los jardines que lo rodean y las visitas al interior sólo se pueden hacer con guía.

El Museo Nacional tiene su origen en el año 1862 cuando se fundó el Museo de Bellas Artes

El Museo del Levantamiento permite hacerse una idea de como fue la vida en Varsovia durante la II Guerra Mundial. En este museo se muestra cómo los ciudadanos resistieron las fuerzas de ocupación alemana a través de imágenes, fotografías, entrevistas grabadas, y demas documentos de la época.

Muchos son las citas museísticas de la capital polaca, pero en todo caso y debido a la falta de espacio en esta ocasión, destacamos  de manera especial la imagen y la música de Frideryk Chopin que lo invade todo.

En el Parque Real de Lazienki, los amantes de la música quedan impresionados por la imagen del gran autor polaco, donde se puede soñar entre una bella vegetación, imaginando escuchar un nocturno o la Polonesa del incomparable y genial compositor.

Es recomendable haber pasado el lugar donde nació el gran compositor, en Zelazowa Wola, muy cerca de Varsovia, en en centro de un idílico jardín.

Pero ha blando de sensibilidad y de recuerdo, nada como acceder a la Iglesia de la Santa Cruz, iglesia barroca, situada en el caco antiguo de la capital polaca, en la calle Kar kowskie, Przedmiescie, donde, en un lugar destacado está enmarcado el lugar donde re posa el corazón del compositor polaco.

Finalmente el amante de la obra musical de  Chopin tiene en su Museo la cita obligada con su vida y su impresionante y romántica música, admirada por todo el mundo y donde puede admirarse objetos personales y hasta una muestra de su paso por España en la localidad mallorquina de Valldemosa.

En todo caso, Varsovia es una de las ofertas más interesantes de Europa y digno colofón a una estancia en Polonia con acento musical.