Hoteleros contra el alquiler turístico ilegal

La patronal hotelera se ha sumado a los sectores en “guerra” contra la mal llamada “conomía colaborativa”, cuando bajo esta denominación se ampara el alquiler turístico ilegal.

Los hoteleros han lanzado un Manifiesto con 12 puntos a través de los cuales muestran su preocupación por el incremento de la economía sumergida y la actividad económica ilegal en el sector turístico. Un argumentario con el que pretenden advertir a la opinión pública y al Gobierno del perjuicio que la proliferación de esta oferta turística “fraudulenta” comporta para la calidad y la seguridad del turismo, para el empleo en el sector, así como para la imagen de España como destino turístico.

“No pretendemos impedir el alquiler de viviendas turísticas, que siempre ha existido, pero sí denunciar la actual falta de regulación que está generando graves problemas”, ha insistido Juan Molas, presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) en la presentación de este Manifiesto de la hotelería y el sector de alojamiento reglado, contra la economía sumergida y la actividad turística ilegal”.

Entre esos problemas, los hoteleros aluden a la falta de seguridad por la existencia de un tráfico importante de personas sin control (no rellenan la ficha de policía obligatoria en el alojamiento reglado), al aumento del trabajo ilegal, a la violación de los derechos de los consumidores, a los conflictos de convivencia en las comunidades de vecinos y, en último término, a la degradación de la imagen y el futuro de los destinos turísticos. “No todo vale para llegar a los 60 millones de turistas”, asegura Juan Molas.

Joan Molas y los representantes de las asociaciones sectoriales del alojamiento en la presentación del Manifiesto.

La patronal hotelera reitera que no se trata de prohibir el alquiler de viviendas turísticas, sino de que todos los actores del mercado compitan con las mismas reglas de juego. “La hostelería debe cumplir multitud de normativas de las diferentes Administraciones Públicas”, recuerda el presidente de los hoteleros. Una hiperregulación, que encarece el producto final, pero cuyo objetivo es garantizar la seguridad a los clientes en muy diversos ámbitos (seguridad alimentaria, higiene, ruidos, incendios, piscinas…).