Marta Torné, gran papel en “El Ministro”

marta-torne-el-ministro-teatroMarta Torné, muestra en “El Ministro”, a una mujer joven acosada por un personaje con mucho poder y que trata de conquistarla, aunque poco a poco va pasando, de la comprensión al enfrentamiento, al comprobar la verdadera  realidad de su jefe.

Una joven y atractiva profesora de francés, debe entrar en un juego  peligroso, donde se une, la dependencia de su jefe que quiere conquistarla, a contemplar la realidad de una reacción inédita de este, y donde el final deja clara la personalidad de cada protagonista de esta original obra teatral.

Junto a otros dos actores, Javier Antón y Guillermo Ortega, se desarrolla un claro enfrentamiento de caracteres, caminando la trama, de forma clara y muy bien definida, dejando la realidad al desnudo, cuando en un principio no se advertía nada más que una relación más o menos normal.

Los papeles de los dos compañeros de los protagonistas, tienen un especial interés, y forman parte destacada de toda la obra, dado que cambian el camino con el que comienza una relación entre jefe y profesora, que marcan su desarrollo y el final, mostrando de manera definitiva la personalidad de cada uno de los cuatro personajes.

De la televisión al teatro y viceversa ¿Cuál es la Marta Torné más de verdad? ¿En qué papel se siente más cómoda?

Donde se ve a la Marta Torné más de verdad es en televisión pero no por nada sino porque no hay un guión cerrado como en una obra de teatro. Evidentemente tampoco es real todo lo que se ve en la televisión. ¡No soy siempre tan alocada!. Cómoda me siento en los dos ámbitos.

En “El Ministro” interpreta a una joven casi acosada por un político ¿podría enamorarse en la vida real de uno de ellos?

Si, claro que si… voy mel-ministro-teatro-cofidis-sobera-torneás allá, me podría enamorar de un torero y estoy totalmente en contra de los toros, es decir, yo me enamoro de una persona no de una profesión.

¿Invitaría a su casa a cenar o se iría de copas con su personaje?

Si, porque tiene un fondo bueno y es muy divertido. No comparto muchas cosas de él pero es buena gente.

¿Cuál es el pecado que un actor no debe permitirse cometer jamás en su trabajo?

Me parece una pérdida de tiempo la superstición. Todo el rollo de, el amarillo, el espejo, la vela, la energía… me parece que hay que aprovechar la energía y el tiempo para otras cosas.

¿Cree que estamos en el siglo de la mujer?

Espero que sea el siglo del cambio verdadero y que lleguemos finalmente a la igualdad real. Se ha hecho mucho pero aún quedan infinidad de cosas por cambiar.

En su camerino no puede faltar…

Maquillaje

Antes de salir al escenario siempre…

Me concentro

Si pudiera pedir un único deseo egoísta ¿cuál sería?

Vivir hasta los 90 sana y morirme mientras duermo o rodar con algún director de cine maravilloso… sin excluir una cosa de la otra!

¿Por qué los actores siguen haciendo teatro si cada día es menos rentable con la subida del IVA, los sueldos son mas bajos que en el cine o la TV y en las audiencias ocurre lo mismo también?

Porque hay que trabajar en todo lo que se pueda…  los actores también tenemos que pagar la hipoteca y comer. Además lo que te da el teatro no te lo da otro medio, el contacto con el público es lo que te hace crecer como actor.

¿Qué papel rechazaría por principios ?

Ninguno. Yo no juzgo los personajes… sólo me da ría miedo tener que interpretar a una possobera-torne-teatro-el-ministroeída por el demonio porque me da “yuyu” pero tampoco lo rechazaría por principios.

¿Cuál es la última obra de teatro que ha ido a ver?

En Barcelona, “Pulmons”, me en cantó?

¿Qué es lo más duro de su trabajo?

Que tienes que llegar muy descansado, con ganas y muchísima energía y en plena forma para disfrutar de la función… si no está bien una, es un royo. Aunque en realidad este trabajo es un chollo porque trabajas hora y media al día y te vuelves a casa con los aplausos del público.

¿Robert de Niro o Jack Nicholson?

Robert De Niro

¿Meryl Streep o Susan Sarandon?

Meryl Streen. Ambos asuntos son de difícil decisión, pero por ello, algo comprensible.