Sospecha de la aparición de la pandemia del Covid-19 en FITUR 2020

Posible comienzo del contagio de la epidemia en la feria de Madrid

Cuando ha pasado poco más de dos meses de la celebración de FITUR 2020 numerosos datos avalan la posibilidad de que durante esta feria pudiese comenzar el contagio de la epidemia del Covid-19 en España. Hasta un total de 255.000 personas – siempre según los no siempre claros datos de sus organizadores – visitaron FITUR 2020 y muchos de esos  asistentes procedían de 167 países – entre ellos China – que fácilmente pudieron transmitir el virus a los asistentes a esta variopinta cita, que a su vez fueron capaces de difundirlo por todo el mundo. Un mes antes – diciembre de 2019 – ya China había  detectado la epidemia y en Wuhan se habían tomado las medidas oportunas que al final han servido para luchar contra esta epidemia en aquel país. Todo ello fue sospechado por esta publicación, que intentó preguntar a Clemente  González, presidente ejecutivo de IFEMA, en esta cita, que no permitió preguntas a los periodistas, el día 14 de enero, en el acto de presentación de FITUR, celebrado en las instalaciones de esta institución.

Dudosas previsiones de los responsables

Como se ha demostrado por los responsables del cuidado de la salud de los españoles – también ha ocurrido en otros países – nadie se mostró preparado para sospechar de la aparición de esta epidemia, demostrándose así, que hemos vivido de la mano de unos despistados  responsables del cuidado de la  salud de nuestros compatriotas. No es una novedad este problema. Recientemente en Málaga y de la  mano de un fabricante de carne mechada, un elevado número de ciudadanos sufrió graves resultados en su salud. Alrededor de esta  grave situación hubo despiste monumental entre los responsables de cuidar de la salud de los españoles. 

Cada año, por desgracia, en España aparecen intoxicaciones de todo tipo, no siempre bien detectadas por los responsables de esta actividad en nuestra Administración sanitaria. Es en el sector turístico, especialmente en el apartado de la gastronomía, donde se producen mas intoxicaciones de todo tipo, con la colaboración inevitable de la falta de profesionalidad de quienes deben ocuparse de la gastronomía, tanto a nivel turístico como en los negocios del sector de la cocina y la alimentación..

Programas en los medios de comunicación – especialmente en televisión – se ocupan de la actividad culinaria, que es lógico atraiga a los espectadores, pero que inculca  pruebas y preparaciones en la cocina, que no conducen precisamente a la mejor forma de comer, por esas raras fórmulas, concursos y recomendaciones, que hacen posible una dieta mas acertada para  sus oyentes y telespectadores. Todo ello mas que educar en este apartado, consigue poco más que entretener y divertir, pero no pasan de ese punto y si en cambio añaden posibilidades de mal uso de la alimentación..

Sospechas de epidemia de la mano de Fitur

Podría haber parecido inoportuno realizar una consulta a los responsables de FITUR en el momento de una rueda de prensa, sobre un posible peligro de extensión de la epidemia durante la celebración de la feria. La pregunta correspondiente que íbamos hacer durante la presentación de FITUR iba en ese sentido, ya que se conocían los primeros casos en China. Poco después se celebraron, además de FITUR, partidos de futbol, citas multitudinarias de políticos y una manifestación masiva – día 8 de marzo sobre la Mujer – donde hubo seguro muchos contagios de famosos políticos y personales que han ido apareciendo en recientes fechas.

Es por ello muy fácil que durante FITUR, de la mano de muchos de los asistentes a esta cita ferial, y que procedían de 167 países, entre ellos China, llegase a España la epidemia y no apareciesen los primeros casos hasta 15 o 20 días después, por lo que existe una gran probabilidad de que a mediados de febrero – cuando parece aparecieron los primeros casos en España –  la epidemia ya diese los primeros avisos en nuestro país. En se momento, lejos de que los responsables de nuestra salud persiguiesen el problema, nadie se atrevió a denunciarlo y evitar las citas del mes de febrero en su mitad y final, además de las primeras fechas de marzo, donde ya se ha demostrado estaba en España la epidemia, con el caso especial de las celebraciones del fin  de semana del 8 de marzo.

Es imposible hablar ahora de lo que «podría haber ocurrido», ya que si esta publicación hubiese realizado la pregunta sobre una amenaza de epidemia del virus, habríamos sido maldecidos por los participantes en esa rueda de prensa. Los responsables políticos y feriales de FITUR, habrían montado en cólera – cosa habitual en la forma de actuar en este tipo de responsables – y casi habríamos sido agredidos, porque cuando un medio de comunicación presenta una pregunta de este tipo, se le tiene por un aguafiestas o un enemigo de esta forma de presentaciones. Así se demuestra la forma de actuar de estas autoridades que impiden que se hagan preguntas. Quizás en este caso, fue mejor no se hiciese la pregunta, ya que, es posible, hubiese dado que sospechar por parte de algunos responsables de FITUR, lo que habría supuesto quizás, una atención especial, al peligro que posteriormente se ha hecho realidad, no se sabe con qué medios.

FITUR, ejemplo a tener en cuenta

Por mucho que se ponga en tela de juicio la posibilidad de  que FITUR haya traído o ampliado la epidemia en España, lo que está fuera de dudas es que, le vigilancia y seguimiento de un peligro como el de una epidemia, no es un ejemplo que sirva para que los responsables de esta vigilancia se tomen más  en serio este asunto. Las citas multitudinarias se producen en nuestro país y en otros a nivel mundial, lo que ha supuesto la muestra de problemas y peligros para los asistentes. 

El peligro y la dificultad de abandonar estas citas multitudinarias celebraciones es más que conocido y los muchos casos de tragedias, han demostrado lo que pueden facilitar estas citas. No obstante sus organizadores, suelen presumir de los medios de seguridad que se ofrecen en los mismos, pero, difícilmente pueden saber lo que la salud de los asistentes, a nivel epidemiológico, puedan llevar aun peligro añadido a los problemas de una multitud raramente preparada para facilitar el conocimiento de problemas sanitarios como el que estamos tratando en esta ocasión.

Si según FITUR – siempre de dudosa fiabilidad – han asistido a esta cita 255.000 visitantes, puede hacer pensar, que dada la cercanía – solamente un mes – de su celebración, con los casos aparecidos en China, debería haber supuesto algún tipo de control, para quienes participasen en una cita multitudinaria, dado que estarían presentes visitantes de todo el  mundo. Para empezar debería haberse hecho  – nadie sabe si se hizo –  un control a los participantes de la Delegación china que estuvo presente en FITUR, dada la cercanía de la aparición de la epidemia en China. 

Sería muy necesario que los responsables sanitarios de este país, llamado España, tomasen buena nota de todo lo comentado en esta información, a fin  de valorar lo ocurrido para sacar conclusiones y situar a nuestro país en un control total sobre las posibilidades de que los ciudadanos sufran una intoxicación o una epidemia de este u otro tipo. España es un país turístico, y nada debería impedir que, los visitantes a nuestro país, tuviera que exigir un control a la entrada de nuestras fronteras, sean aéreas, marítimas o terrestres. Lo ocurrido en estas fechas, así lo recomiendan y pasada esta epidemia, debería ponerse en marcha tal medida, para asegurar que nuestro país ofrece las mejores medidas de seguridad sanitaria y alimenticia.