Nueva programación expositiva de Fundación Mapfre

La obra de Sorolla en América y la fotografía de los americanos Stephen Shore y Alvin Langdon Coburn, protagonistas de las próximas muestras de la Fundación

La exposición “Sorolla y Estados Unidos”, que podrá visitarse a partir del 26 de septiembre en la Sala Recoletos (Paseo de Recoletos, 23), pretende contar la historia del gran triunfo de Joaquín Sorolla (Valencia, 1863 – Madrid, 1923) en Estados Unidos. Un centenar de obras, apenas conocidas en Europa, mostrarán al mejor Sorolla y permitirán reconstruir las facetas de su pintura que tuvieron un mayor impacto en el público americano, como sus playas y jardines, su pasión por Andalucía, y, sobre todo, los grandes retratos que realizó a destacadas personalidades de este país.

museo-sorolla-mapfre-exposicion

Louis Comfort Tiffany, 1911 Óleo sobre lienzo. Foto: Courtesy of The Hispanic Society of America,Nueva York

La muestra, comisariada por Blanca Pons Sorolla, se divide en nueve secciones que profundizan en la gran proyección internacional de este artista.

Stephen Shore, expuesta desde el 19 de septiembre en la Sala Bárbara de Braganza (calle Bárbara de Braganza, 14), es la primera exposición retrospectiva de la obra de este fotógrafo americano nacido en 1947. La exposición compuesta, por más de 300 fotografías, recorre las principales temáticas de su obra: la reflexión sobre el lenguaje fotográfico, el análisis sobre el paisaje y el significativo uso del color y del blanco y negro.

En la selección se han incluido series tan famosas como Uncommon Places y American Surfaces junto con algunos de sus trabajos más significativos pero que no se han publicado tanto o que incluso son inéditos.

A partir del 12 de diciembre, FUNDACIÓN MAPFRE presentará en la Sala Bárbara de Braganza la obra de Alvin Langdon Coburn (Boston, 1882-Gales, 1966), uno de los más célebres fotógrafos pictorialistas del siglo XX. Miembro del grupo “Photo-Secession” optó por retratar la vibrante vida de la ciudad de comienzos del siglo XX, lo que le diferenció del resto de componentes del grupo que se especializaron en retratos, desnudos y paisajes más típicos de la fotografía pictorialista. Sin embargo, a partir de 1917 Coburn desarrolló su pasión por la fotografía mística y religiosa, abandonando el estilo que le había hecho famoso, y produjo una fotografía más simbólica, abstracta y experimental.