El Camino del Cid en ocho provincias

El Camino del Cid es un itinerario turístico cultural basado en uno de los grandes poemas de la épica medieval europea, el Cantar de mío Cid. Este itinerario sigue los pasos del Cid literario e histórico a través de diversos recorridos de alto valor histórico, patrimonial y medioambiental. Actualmente, el Camino del Cid atraviesa ocho provincias españolas (Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia y Alicante) pertenecientes a cuatro Comunidades Autónomas.

El Camino está gestionado por el Consorcio Camino del Cid, una entidad pública sin ánimo de lucro cuyo objetivo es la puesta en valor y la promoción de este itinerario turístico-cultural a través de su patrimonio cultural y natural. El objetivo prioritario del Consorcio Camino del Cid es promover y activar la economía de las zonas incluidas en este itinerario mediante el aprovechamiento sostenible de sus recursos.El Consorcio está formado por las Diputaciones Provinciales de Burgos, Soria, Guadalajara, Zaragoza, Teruel, Castellón, Valencia y Alicante. La presidencia del mismo es rotatoria y anual correspondiendo este período (2016) al presidente de la Diputación Provincial de Teruel. 

Recorriendo el Camino del Cid

El Camino del Cid puede recorrerse en cuatro modalidades diferentes: A pie: mayoritariamente por senderos y caminos rurales.En bici todo terreno, BTT – MTB: mayoritariamente por senderos y caminos rurales. En general coinciden con las rutas senderistas, pero en los puntos más dificultosos o técnicos para los ciclistas se han previsto variantes que eluden ese punto o tramo conflictivo y que luego vuelven a engancharse al camino senderista. En bici de cicloturismo clásico: para ciclistas que prefieren el asfalto al sendero. En su mayor parte las rutas para coches y cicloturismo coinciden, pero no siempre es así, ya que en algunos tramos los ciclistas siguen carriles bicis y otras vías asfaltadas no aptas para coches, evitando en su mayor parte rutas transitadas y vías rápidas.

Rutas de El Camino del Cid

El Camino del Cid no es un camino lineal. Para que el viajero pueda conocerlo y recorrerlo con más facilidad está estructurado en diversas rutas tematizadas denominadas «tramos o rutas vertebrales», «ramales» y «anillos». Argumento: Sigue en líneas generales los primeros días del destierro del Cid narrados en el Cantar, aunque también incluye otros pasajes del poema, como la Afrenta de Corpes. – Recorrido: Desde Vivar del Cid (Burgos) hasta Atienza (Guadalajara). Provincias: Burgos, Soria, Guadalajara 4.2.

Tierras de frontera.

Argumento: Sigue las huellas del Cid por las tierras de frontera del reino de Castilla y las taifas de Toledo y Zaragoza, un territorio en el que el Cid y sus hombres deben sobrevivir imponiendo su ley en algaras y batallas. – Recorrido: desde Atienza (Guadalajara) hasta Ateca (Zaragoza). Desde Ateca puede enlazarse con Calatayud a través de un pasillo verde de 15 kilómetros. Provincias: Soria, Guadalajara, y Zaragoza.

cartelLas tres taifas.

Argumento: Recorre los territorios de las taifas de Zaragoza, Toledo y Albarracín siguiendo los diferentes caminos medievales que unían Daroca con Molina de Aragón y Albarracín, hasta Cella, el lugar elegido por el Cid para esperar a todos los que quieran acompañarle a la conquista de Valencia. – Recorrido: desde Ateca (Zaragoza) hasta Cella (Teruel) – Provincias: Guadalajara, Zaragoza, y Teruel.

La conquista de Valencia.

Argumento: sigue el itinerario cidiano e histórico que conduce al Cid hasta Valencia, y a su paso asegurarse el control y el cobro de tributos de las poblaciones musulmanas. – Recorrido: desde Cella (Teruel) hasta Valencia. – Provincias: Teruel, Castellón y Valencia.

La defensa del Sur

Argumento: La defensa del Sur es un recorrido por una importante línea estratégica defensiva durante la Edad Media. En este recorrido, en el que la historia y la literatura se entrecruzan, se siguen los pasos del Cid en su intento por afianzar su presencia en este territorio. Recorrido: Desde Valencia hasta Orihuela (Alicante). – Provincias: Valencia y Alican te. Ramal de Álvar Fáñez Argumento: Este ramal recuerda la célebre algarada o ataque rápido de Álvar Fáñez. Según el Cantar, mientras el Cid tomaba Castejón, su fiel lugarteniente, acompañado por doscientos caballeros, saqueó la ribera del Henares. – Recorrido: desde Guadalajara a Castejón de Henares.

Anillo de Gallocanta

Argumento: Este pequeño anillo posee un gran interés medioambiental. Su epicentro se halla en Gallocanta, que para muchos estudiosos es el paraje de Alucad, citado en el Cantar. – Recorrido: este anillo tiene su origen y final en Daroca. Provincias: Zaragoza y Teruel.

Anillo de Montalbán

Argumento: Este recorrido rememora las correrías del Cid por los territorios turolenses en busca de recursos con los que mantener a su hueste. – Recorrido: desde Luco de Jiloca a Calamocha. – Provincia: Teruel.

Anillo del Maestrazgo

Argumento: Las fascinantes tierras de las estribaciones del Maestrazgo, por su importancia geoestratégica, fueron también lugar de paso para el Cid y sus hombres. El epicentro de este anillo se halla en Onda. – Recorrido: desde Rubielos de Mora (Teruel) a Montanejos (Castellón). – Provincias: Teruel y Castellón.

Anillo de Morella

Argumento: este anillo de gran interés histórico, cultural y medioambiental atraviesa fascinantes parajes de sierra y tiene su epicentro en Morella, y en Olocau del Rey, el famoso nido del águila del Cid. – Recorrido: Principio y final en La Iglesuela del Cid. Provincias: Teruel y Castellón.

Ramal de Castellón

Argumento: en este recorrido, en el que dominan los cultivossanesteban de naranjos y las suaves y cálidas playas, sigue la línea defensiva que el Cid creó a lo largo de la costa levantina para defender Valencia. – Recorrido: desde Sagunto hasta Castellón. Provincias: Valencia y Castellón

¿Qué es El Salvoconducto?

El Salvoconducto es la credencial de los viajeros del Camino del Cid. En él reciben los sellos de las diferentes localidades de la ruta. El salvoconducto recuerda el documento que durante la Edad Media se utilizaba para asegurar el paso libre y seguro de viajeros y mercancías. De modo egórico, el Cid concede ahora ese paso seguro a los viajeros del siglo XXI a lo largo de todo el Camino, independientemente de la modalidad que escoja para recorrerlo. El Salvoconducto es un bonito recuerdo; los sellos son muy demandados y, además, ofrece descuentos aproximados del 10% (sobre el servicio principal del alojamiento) en más de un centenar de alojamientos del Camino del Cid. Actualmente el salvoconducto del Camino del Cid puede sellarse en 434 lugares distribuidos entre las ocho provincias que atraviesa la ruta.

Señalización

El Camino del Cid está señalizado en su totalidad. Asimismo, todos los años desde el Consorcio Camino del Cid se revisan 1.400 kilómetros de senderos para reforzar o reponer aquellas señales en aquellos lugares que lo requieren. Para más información sobre la señalización del itinerario: http://www.caminodelcid.org/