Parque Temático de los Descubridores en Oporto

Oporto, además de ser una de la ciudades más bellas de Portugal está muy cerca de diferentes regiones españolas, por lo que sus muchos atractivos están al alcance de todo tipo de viajeros.

A orillas del río Douro y frente a la original Vila Nova de Gaía, donde se encuentran decenas de bodegas del famoso vino de Oporto, el cercano Atlántico se acerca a su término municipal en la ampliación  de esta ciudad que crece día a día.

Es pues el río Douro la mayor seña de identidad de esta histórica ciudad del norte Portugal. Nació la ciudad sobre una colina en el siglo VIII a,C., precisamente donde hoy está su magnífica catedral. y desde donde se domina gran parte de la ciudad. Las márgenes del río Douro fueron lugar de albergue para la gran flota de pesca y de transporte que era elemento principal de esta región norteña de Portugal.

Desde el siglo XII se disponía de fuero propio y comerciantes, constructores de barcos y descubridores tuvieron en su orilla, lugar de amarre para todo tipo de negocios.

A partir del siglo XV – cuando los portugueses conquistan Ceuta en el año 1415 – los descubridores y comerciantes portugueses tienen en este puerto lugar seguro y de abastecimiento.

A partir del siglo XVIII el comercio del vino de Oporto es su mejor negocio y su crecimiento aumenta de forma imparable.

Aumenta en sus calles y plazas, se realizan construcciones, monumentos y obras de arte de enorme belleza – especialmente barrocas – de  manera significativa  la ciudad conoce una industrialización imparable que llega hasta nuestros días y que hoy supone una situación de gran actividad,         manteniendo su tipismo, su historia y su riqueza unida al mundo del vino al que da nombre, todo ello a la orilla del río Douro que desemboca en el Océano Atlántico en la zona más alejada de la ciudad y que permite imaginar las aventuras de los descubridores que de aquí salían a lejanas tierras

Tierra de Descubridores

oporto2Portugal siempre país abierto al mar durante siglos, sus hombres de mar y comerciantes, recorrieron los cinco continentes, llegando hasta China por el este y hasta América por el oeste, llegando  a conocer y comerciar con todo tipos de países, con los que siempre mantuvieron excelentes relaciones.

Por el norte llegaron hasta los países nórdicos y fueron capaces de rodear el Cabo de Buena Esperanza para dirigirse al índico y al extremo Oriente.

Aunque habían sido invadidos por los árabes – como ocurrió con el resto de la Península Ibérica – fueron capaces de seguir sus aventuras marineras hacia el Mediterráneo y otras culturas musulmanas todo ello en clave comercial. Incluso los judíos se refugiaron tras su expulsión de España, en la zona de la Serra da Estrela, no lejos de la frontera con nuestro país.

Oporto fue en estas épocas visitadas por todo tipo de viajeros y comerciantes, que junto al negocio de su famoso vino, dió origen y consiguió un esplendor arquitectónico, artístico y cultural de primer orden.

Es la cabeza de la región norte de Portugal y dispone de un área metropolitana de gran extensión, disponiendo de todo tipo de servicios e infraestructuras, que le permiten la fácil salida de la región hacia todos los punto cardinales.oporto4

Por el norte hacia España, teniendo magníficas relaciones con Galicia y el norte de Castilla y León, con quien comparten puntos de paso viario que le permite llegar al centro de España.

Con el sur hacia la capital lisboeta y el sur portugués con excelentes autopistas y medios de comunicación y transportes.

El Museo de los Descubridores

Oporto es por todo lo dicho lugar de encuentro, historia y desarrollo de los Descubridores.  Es por ello que Fernando Paifico hace pocas fechas ha inaugurado un denominado Parque Temático de los Descubridores donde puede vivirse la historia de aquellos aguerridos hombres que recorrieron los mares de todo el mundo con la enseña de Portugal.

“Vea los descubridores como nadie: con sus propios ojos”, así reza la presentación de este Parque Temático situado en el centro de Oporto y donde el visitante hace realidad este mensaje.

Tecnología multimedia, hologramas, presentación en 4D, 20 áreas temáticas, tiendas y restaurante. Un inmenso espacio dedicado a los descubridores permite ser conocido a bordo de un barco que se desplaza lentamente entre numerosos y originales espacios  que reproducen los lugares donde los descubridores llegaron con sus mercancías y convivieron con los habitantes de estos países.

oporto3

Mario Ferreira, Presidente del grupo Douro Azul vestido de descubridor

Los  avatares de estos descubridores son  asombrosamente reproducidos en este  Parque Temático y hasta diferentes aves  vuelas sobre los visitantes, mientras se ponen en vivo lugares exóticos, bailes, costumbres, tradiciones y formas de vida de todos los países que los descubridores portugueses conocieron y con los que comerciaron intercambiando no solamente productos, sino también experiencias y reconocimiento de otras formas de vida  bien diferentes a los que en ese momento existían en Europa.

Además de estas fieles reproducciones  de los avatares de aquellos descubridores, la fecha de inauguración – los periodistas que fuimos invitados a esta cita turística – pudimos conocer – así se hace en otras fechas con los visitantes de este Parque – tradiciones, bailes, vestuarios, música de la época, gastronomía, torneos  medievales como puede apreciarse en la imagen, bellas jóvenes, y otros tipos de ambientaciones, que suponen que el viajero puede conocer y participar de tales reproducciones algo sin precedentes, donde la exposición no es estática y la muestra que el visitante encuentra supone una participación e inclusión directa de lo que en esas fechas del Portugal de los Descubridores ocurría en este país.oporto1

Se trata pues de uno de los más conseguidos lugares a visitar en la estancia en Oporto o su área metropolitana de quines se encuentran en sus cercanías, y que supone  una experiencia inolvidable  y un gran recuerdo histórico y cultural. Como el lector ha podido comprobar no se trata en El Parque Temático de los Descubridores, de hacer una diversión más o menos llamativa o de mero espectáculo.

Estamos ante una recreación de la historia, la cultura, el comercio  y el arte de un país ya que Portugal fue una  demostración en sus tiempos de esplendor, no una colosal  demostración de poder – como los imperios inglés, español, francés e incluso holandés – sino  muestra de descubri mientnos que no chocaron nunca con quienes descubrían sino que comerciaban, trasladaban  experiencias y dieron un gran valor a la convivencia entre los pueblos y las diferentes culturas y formas de vivir algo muy distinto a otros países colonialistas y que debe tenerse muy en cuenta.