¿Tiene España la mejor sanidad del mundo?

Sin que sirva de precedente, en esta ocasión voy a personalizar esta Carta del Director, y es seguro que los lectores lo comprenderán y me dispensarán por ello.

Problemas médicos me han hecho pasar cerca de 20 días en el Hospital Universitario Gregorio Marañón de Madrid. La experiencia no ha podido ser más aleccionadora, porque he po dido comprobar de forma directa y personal, un ejemplo de un servicio fundamental para quienes viven en este país.

Afortunadamente mi salud se ha restablecido casi totalmente y de ello son culpables sus trabajadores, por su calidad humana, profesionalidad y capacidad que me han tratado de forma inmejorable.

No se trata de lanzar flores a unos grandes profesionales, de lo que se trata es – después de lo dicho respecto a los responsables de este servicio médico – de valorar si, como se asegura, España tiene una de los mejores ejemplos de Sanidad que existen en el mundo.

Efectivamente, tras lo visto en este centro sanitario, puede decirse que nuestro país, puede presumir de disfrutar de una Sanidad modélica. Pero eso si, debe quedar claro de que puede hacerlo respecto a sus profesionales. No así de sus instalaciones que son la otra cara de la moneda.

De esto se amplia información en nuestras páginas en un denominado, “Tema de Actualidad”, recomendando a nuestros lectores vean de forma gráfica, la inadmisible situación de las instalaciones sanitarias de este centro sanitario y de algunos otros elementos que no se pueden comprender, y que los responsables políticos ignoran o pasan de sus existencia, en contraposición con la categoría profesional de su personal médico.

Evidentemente, las denuncias sobre lo visto por muchos pacientes en esta instalación sanitaria son continuas, pero sus responsables primeros – cargos medios e incluso algunos de alto nivel – o miran para otra parte o aspiran a estar a las órdenes de sus más altos responsables.

Esto lo hemos comprobado de forma directa y – como se ofrece en páginas interiores de esta publicación – hemos realizado fotos que no dejan lugar a dudas de lo que suponen estas inadmisibles situaciones en un centro sanitario – que por desgracia se repite en otros de toda España.

Durante nuestra estancia en el Hospital Universitario Gregorio Marañón, hemos tratado de dar a conocer los responsables del centro, estas y otras deficiencias – algunas sumamente graves – sin que hayan prestado especial preocupación al respecto, limitándose a las excusas clásicas, de burocracia o, “Haga usted una reclamación” que, como es sabido, es la cómoda salida de quienes son unos ineptos o tienen miedo de represalias.

Y es que, a esta situación se ha llegado en este centro, comprobando personalmente – nuestras fuentes no las podemos rebelar como periodistas que somos – que existen persecuciones, ajustes de cuentas y represalias de todo tipo, hacia quienes se atreven a colaborar facilitando datos o tomando partido por un asunto.

Por sólo dar dos ejemplos – otros se ofrecen en una información de esta publicación con más detalle y fotos – y aunque parezca mentira, los pacientes que se encuentran ingresados en este reconocido centro médico, en su alimentación no reciben agua. Es decir, deben comprarla o traerla de su casa, lo que su pone una medida cuanto menos kafkiana desde todos los puntos de vista.

Otra gloriosa demostración, es el sistema de seguridad de esta institución sanitaria que es prácticamente nula. Eso si, exis te una empresa contratada al respeto, que pasea a unos seres uniformados – bastante mal educados en su mayoría – por las instalaciones, sin que sirvan para otra cosa que para decorarlas de forma negativa ya que son “transparentes”.