Inestabilidad en el sector turístico español con una demostrada falta de rentabilidad

El sector turístico español no puede precisamente de presumir de ofrecer la calidad necesaria para competir con una actividad industrial que en todo el mundo mejora día a día.

Nuestra equilibrada meteorología casi todo el año y una tranquilidad y seguridad, que salvo casos aislados, ha conseguido  mostrar una forma de vida agradable para la inmensa mayoría de los viajeros, ha supuesto que nuestro país en su conjunto, sea un destino buscado por una gran mayoría de turistas procedentes de todo el mundo.

Pero precisamente la inseguridad que en otros clásicos y originales destinos turísticos está dándose es lo que ha desviado hacia España a muchos turistas.

Mientras tanto los responsables de esta actividad industrial que es el turismo, transitan, desde una presunción de calidad, que no existe en gran parte del sector, a un descuido y degradación de instalaciones, infraestructuras y servicios que hacen que los turistas están empezando a valorar y que, o se cambia de dirección, o vendrán graves consecuencias. 

Caen los precios de los hoteles

Los precios de los establecimientos hoteleros descendieron en agosto un 8,4% con relación al mismo mes del año anterior, acentuando la caída cinco décimas respecto a la tasa interanual de julio (-2,4%), según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Por su parte, en tasa intermensual aumentaron un 2,9%, subida más suave que la de julio (3,7%).

En todas las comunidades bajaron los precios del alojamiento respecto al año anterior destacando el descenso de Aragón de un 17%. En tasa intermensual subieron en todas excepto en Navarra y Madrid donde bajaron un 15,6% y un 5,5%, respectivamente. En el lado contrario, es de resaltar el incremento de dos dígitos en Asturias (11,1%) y Cantabria (10,6%).

En los restaurantes y bares el IPC repite la tasa interanual del 1% por quinto mes consecutivo y el intermensual del 0,1% por cuarto mes. Navarra fue la comunidad con mayor incremento de los precios tanto en tasa interanual (2,1%) como intermensual (0,5%). Extremadura, por su parte, es la única donde descendieron los precios respecto al mes anterior (-0,1%).

Los precios de restauración siguen creciendo por encima del IPC general que en el mes de agosto ha suavizado su caída cinco décimas hasta -0,1%. Los del alojamiento evolucionan por debajo por segundo mes consecutivo.

Cambios en el turismo de cruceros

Lisboa ha sido elegida como “Mejor Destino de Cruceros de Europa” y “Mejor Puerto para Cruceros de Europa” por los World Travel Awards 2016. Los premios se han entregado en la ceremonia de gala europea 2016, celebrada hace pocas fechas, en el Resort Fort Village situado en  ña isla de Cerdeña, Italia.

Los galardones distinguen a la capital portuguesa por la calidad de sus servicios e instalaciones, disponibles para aquellos turistas que visitan Lisboa y realizan una parada en la ciudad.

Los premios World Travel Awards también han condecorado algunos hoteles de Lisboa por su excelente servicio y diseño. En este sentido, Altis Belém Hotel & Spa ha recibido el premio al “Mejor Hotel de Diseño de Europa”. Asimismo, Bairro Alto Hotel se posiciona como el “Mejor Hotel Emblemático de Europa”, mientras que Epic Sana Lisboa Hotel ha ganado el galardón al “Mejor Hotel de Negocios de Portugal”. Todos ellos son miembros de Turismo de Lisboa.

Actualmente, Portugal ostenta un éxito nunca antes reconocido, adquiriendo 22 premios de las 93 categorías en las que estaba nominado. El certamen, conocido como los “Óscars del Turismo”, destaca y celebra la excelencia en varias áreas del turismo portugués, desde la industria hotelera hasta las aerolíneas. Además, tanto candidatos como ganadores son seleccionados entre miles de profesionales que trabajan dentro del sector de hostelería y turismo.

Contrasta este reconocimiento  con la masificación que se ha producido en muchos puertos españoles – ejemplos de ello ha ocurrido en los de Barcelona y Palma de Mallorca – que se ha reflejado no solo en la población de estas ciudades hacia esta masificación que invade la vida y la actividad ciudadana hasta límites muy preocupantes, sino también en las quejas de los turistas de estos cruceros que se manifiestan en contra de la masificación encontrada en las ciudades en que se hacen estas escalas y que alcanzan no solamente a las ciudades citadas, sino también a otras muchas del litoral español.

protestas_barcelona_turismoAumento de pisos turísticos

La proliferación de pisos turísticos en Barcelona generará un aumento del precio del alquiler en un 10% en los próximos dos años. Actualmente el alquilar en Barcelona tiene un coste medio mensual de 12,17€/m2 y rozaría los 13,5€/m2 de media a finales de 2018. De hecho el de Sarrià-Sant Gervasi sigue siendo el distrito más caro de España con un precio de 17,09€/m2.

  En el mercado barcelonés existen un total de 206.246 pisos susceptibles de ser alquilados y hasta un 8% que se dedica al alquiler turístico, unos 15.900 inmuebles. De estos, hasta un 40% no tiene licencia para ser explotado para ese fin. De hecho, en Barcelona se alquilaron un 6% menos de pisos en 2015 que hace dos años, hasta 9.000 contratos menos de alquiler. Esto viene determinado por la cada vez más extensa duración de los contratos y la creciente tendencia de hacer efectiva esa duración en su totalidad.

  El fenómeno de los pisos turísticos presionará el mercado y de aquí a uno o dos años nos encontraremos con un mercado de alquiler en Barcelona que experimentará un incremento de los precios.

  En el pasado mes de junio se llevó a cabo el cierre de 256 pisos turísticos ilegales mientras que 1.123 barceloneses denunciaban situaciones irregulares en su finca.  El problema es que la frontera entre el derecho que tiene un propietario de alquilar su piso a quien quiera y el deber de la administración de regular la situación es muy estrecha. En temporada estival los pisos turísticos llegan a generar de 5.000 a 6.000 euros mensuales a sus propietarios, unos 200 euros la noche.

De esta forma y con estos resultados económicos es muy difícil controlar este problema.

Mientras que Madrid está en torno al 20% y Valencia apenas llega al 15%, con un 25% de los inmuebles de primera residencia en régimen de alquiler, Barcelona es la ciudad española con mayor cantidad de stock de pisos en alquiler en relación al número total de inmuebles.

  Esta situación irá a más con toda probabilidad mientras los bancos sigan financiando sólo el 80% de la hipoteca. En este sentido, el distrito de Ciutat Vella presenta la mayor concentración de alquileres de la ciudad y alcanza el 58% de ocupación de inmuebles con la modalidad arrendadora.

Canarias y Baleares al límite de capacidad

La masificación del turismo ha hecho que dos importantes receptores de viajeros, como son Canarias y Baleares, hayan denunciado que los problemas que en ambas comunidades autónomas está creando el turismo hacen imposible que la situación que padecen pueda continuar.

Y es que en esa insensata mentalidad de los gestores, empresarios y responsables de la actividad turística, no se piensa en que el número de turistas puede afectar a los servicios e infraestructuras que este sector necesita.

De esta forma, el presidente del Gobierno canario, Fernando Clavijo, ha dicho textualmente: “Hay que limitar el número de turistas en Canarias”.

No sólo se trata de limitar el número de turistas, es que la situación de la planta hotelera y de diferentes servicios que tiene esta Comunidad Autónoma para el turismo, no presentan el trato adecuado que esta industria ofrece a los viajeros que llegan a las Islas. y esto , al final, va en contra de la calidad de los servicios que se deben dar a quienes viajan a Canarias y de la respuesta a nivel nacional e internacional que el turismo de las Islas deben ofrecer.

cruceros02No menos inquietante es la situación de Baleares, islas que tienen diferentes y complejos problemas.

Sus infraestructuras no permiten la masificación que se ha creado en los últimos meses. A ello debe unirse el tipo de clientes que acuden a esta industria turística. Muchos de ello acuden bajo el aliciente de precios bajos, con la llegada de viajeros indeseables, practicantes habituales de intoxicaciones etílicas que llegan a producir desperfectos en los hoteles y el mobiliario urbano, además de circunstancias tan graves como la práctica muy habitual del denominado “balconing”, cuyo coste – por unidad de locura de cada practicante de esta locura – de 32.000 euros al tratar cada descerebrado practicante de este deporte.

De Zaragoza a la Manga del Mar Menor

Por solo citar otros dos destinos bien dispares y alejados de los clásicos lugares masificados, se puede hablar de  Zaragoza y la Manga del Mar Menor, que no dejan lugar a dudas en sus quejas sobre lo que la actividad turística presenta en su economía.

Y es que parece como si el sector turístico fuese la panacea de las posibilidades de riqueza para un lugar, población o superficie de interior o marítima.

El caso de la Manga del Mar Menor está rodeado de un imponente escándalo desde hace muchos años.

Estuvo controlado desde hace años por un cacique propietario de estas tierras y estas aguas interiores, donde todo era posible, desde la especulación sin control alguno. hasta la degradación a todos los niveles, donde destacaban vertidos de aguas negras, de productos químicos y de todo tipo de tropelías urbanísticas.

Más de 500 vecinos de Cartagena se han unido recientemente para denunciar ante la Fiscalía  la degradación del Mar Menor, donde pueden verse todo tipo de productos en las que fueron aguas limpias y cristalinas.

Bañarse en estas aguas es ahora mismo, estar rodeado de plomo y lodo. El problema ya alcanza a un peligro de salud pública.

Lo que fue paraiso natural con fauna protegida y un lugar turístico único, se ha convertido gracias al olvido y permisividad de la Administración y el abuso de los empresarios turísticos, en lugar tachado de estercolero público para desgracia de quienes antes disfrutaban de lugares únicos para el turismo.

De formas diferentes pero ya en el interior y en un lugar tan poco destacado en la actividad turística, se encuentra Zaragoza.

Su alcalde, Pedro Santisteve, ha llegado a decir textualmente, “Es tiempo de cerrar la ciudad, de no extenderla”.

Se trata de que el municipio no dispone de medios suficientes para atender las necesidades básicas de los servicios que la afluencia de turistas tienen, algo que era complicado conseguir para sus habitantes habituales, con lo que se dificulta aún más, al crecer el total de su población.

Deterioro turístico en Barcelona y Madrid

Dos de las ciudades más visitadas de España – Barcelona y Madrid –  muestran incomodidades, deterioros y servicios deficientes verdaderamente importantes.

Así, la Ciudad Condal, muestra una masificación inadmisible en determinadas zonas de la ciudad. Visitar la Sagrada Familia es todo un via crucis, con imponentes colas de horas de espera que suponen para el turista algo inaceptable y que por el sistema de “boca a boca”, ya ha creado una mala fama dificilmente mejorable.

No es solo en este lugar sino en otros muchos de la ciudad y el Barrio Gótico, como los alrededores de su Catedral, las Ramblas y otros puntos de visita donde los viajeros tienen la sensación de agobio inaudito.

No menos grave es lo que ocurre en Madrid, con zonas como los alrededores de la Plaza Mayor o el Barrio de las Letras – museos por el día y lugares de ocio en la tarde y noche – que son intransitables, con un problema añadido: desde hace unos diez años, el Ayuntamiento – tanto el anterior equipo político como el presente – no se han preocupado de tener medianamente presentable el pavimento de la ciudad, que llega a producir numerosas caídas a los viandantes y que hacen de la ciudad un lugar intransitable. La obsesión de hacer de Madrid una ciudad como Amsterdam, donde la bicicleta quiere el Ayuntamiento que sea un medio de transporte, cuando las dos ciudades no se parecen en nada en este asunto, han hecho que la policia urbana permita de forma total e inadmisible, que las bicicletas transiten por las aceras, produciendo cientos de atropellos que han  llegado a producir ya un fallecimiento por este motivo. De ambas ciudades puede hacerse una lista inacabable de defectos que inciden de forma clara y decisiva sobre el turismo. Tiempo habrá de mostrar en otro momento casos muy concretos.

¿ Turismo prestado o fiel ?

En todo caso y suponiendo que otros destinos a nivel mundial son fuerte competencia con nuestro sector, siempre cabe la necesidad – que nadie quiere en este país encarar ni definir – de preguntarse : “¿Pero qué tipo de turismo quiere España ?”.

Aquí reside el problema que nadie quiere valorar. De lo que se trata – a la vista de cómo está planteada la actividad turística – es que lo único que importa es que vengan a nuestro país millones y millones e turistas, no importa de qué tipo, en qué momento de la temporada y con que poder adquisitivo. Mucho menos de analizar, valorar y luego promocionar lo que más convenga para el sector,

Estos meses últimos – con temperaturas altas y aumento de la llegada de extranjeros – se presumía en todos los medios de comunicación y en el sector, de playas atestadas de turistas que no podían encontrar espacio para colocar su toalla y su sombrilla. Sin darse cuenta que esa imagen es más perjudicial que beneficiosa.Todo ello ampliamente amenizado con un buen número de ellos con completa intoxicación etílica, interminables colas, maltrato a animales o hasta problemas de seguridad.

Para terminar este somero estudio, valdría la pena pensar en que la situación de inseguridad que existe en los paises ribereños del mediterráneo y otros lugares que compiten con nuestro turismo ha sido baza definitiva para que lleguen gran número de turistas a España.

Es decir, tenemos “turistas prestados” que huirían a toda velocidad si – ojalá nunca ocurra – tuviésemos la desgracia de que se diese un incidente más o menos grave en nuestro país.

Por todo lo dicho, los responsables, gestores, economistas y grandes “popes” y “listos” del Turismo deberían meditar mucho sobre este sector.