Movistar perjudica a clientes

Movistar acaba de anunciar novedades en su oferta de productos de telecomunicaciones. A partir de ahora, todas las ofertas de banda ancha fija y móvil integradas dirigidas a hogares incluirán su plataforma de televisión Movistar TV.

Asimismo, el paquete Fusión Contigo de Movistar dejará de comercializarse (aunque se mantendrá para los ya clientes), dejando sin opciones dentro de la compañía a aquellos clientes que quieran contratar una tarifa fusionada de teléfono (fijo y móvil) e internet pero que no estén interesados en contratar televisión.

OCU considera que esta nueva forma de comercialización perjudica gravemente a los usuarios, que se ven obligados, una vez más, a contratar un servicio que no necesitan. 

OCU cree que, con estas prácticas, Movistar obliga cada vez más a sus clientes a contratar servicios extra, ofreciendo paquetes comerciales que, en lugar de adaptarse a las necesidades del cliente, hacen que sean éstos los que tengan que complacer a la estrategia comercial de la compañía lo que supone un atentado contra los derechos de los clientes.

OCU advierte además de que, a pesar de presentarse como una oferta ventajosa, es probable que la compañía, una vez fidelizados sus clientes con este nuevo paquete, termine por subir los precios, como suele hacer cada vez que lanza un nuevo producto.

En este sentido, OCU critica que las grandes compañías telefónicas en nuestro país estén creando cada vez tarifas más Premium, que por un lado resultan difíciles de replicar para la competencia y, por otro, pueden estar cada vez más alejadas de las necesidades reales de los usuarios, que, pese a no tener interés en la supuesta mejora del servicio, ven crecer su factura una vez más, lo que supone una indefensión para los usuarios.

OCU reprocha estas subidas unilaterales y reincidentes y anima a los usuarios a plantearse si realmente necesitan “tantísimos” servicios o si por el precio que pagaban antaño (o menos) pueden encontrar ofertas más ajustadas a sus necesidades.

Pero el problema que se está planteando es que la lucha contra las compañías telefónicas en este y otros casos similares es muy difícil, dado que  la indefensión es la norma para quienes utilizan sus servicios y estas empresas lo saben y abusan de ello ante los usuarios.

Remitido por OCU