Especial John Williams triunfa en Madrid

En el Auditorio Nacional de Madrid, con un lleno total y con público entregado, el Especial John Williams ha cosechado uno de los más sonados triunfos en el concierto que marca el inicio de su recorrido por toda España, según un amplio y completo programa que le va a permitir recorrer todo el país.

El comienzo de esta gira ha permitido comprobar la excelente plantilla de profesionales de FSO – Film Symphony Orchestra – que ha resuelto un problema creeado por la mala organización de los responsables del Auditorio y que, afortunadamente , ha sido aceptado por la paciencia del público asistentes. Todo este público se encontraba en la puerta del Auditorio con suficiente anticipación y no pudo acceder al mismo, porque la Orquesta Nacional de España, celebraba un concierto que se atrasó, en la hora de su finalización, más de 30 minutos, demostrándose que los responsables del Auditorio no habían calculado esta posibilidad de forma adecuada. 

Así las cosas, la entrada  al Auditorio de los asistentes al programa de FSO, se produjo con más de 30 minutos de retraso, y afortunadamente el sentido común  permitió una entrada calmada del público que esperaba en la entrada en número superior a 1.000 personas. Al mismo tiempo se demostró la profesionalidad de los responsables de la  Film Symphony  Orchestra que cambiaron el escenario mientras todo ello era observado por el público, que en todo  momento entendió lo que ocurría y observando la compleja maniobra que duró cerca de 45 minutos, dada su dificultad ya que lleva consigo efectos especiales y el aposento de más de 100 músicos.

Los espectadores estuvieron desde el principio entregados al espectáculo musical. que es precisamente eso, un espectáculo ya que la orquesta, con su director al frente lucía originales y cuidados uniformes en negro. El mismo director lucía una amplia capa y se movía sobre un pedestal iluminado en su base. Numerosos reflectores iluminaban el conjunto en función de graves y agudos, y sobre todo uniéndose a la percusión.

El comienzo estuvo protagonizado por un buen número de músicos portadores de instrumentos de metal, que en un piso superior eran los protagonistas de algunos momentos de la interpretación añadiendo vistosidad y lujo a la oferta general de la orquesta. Siempre a las órdenes de un director, Constantino Martínez-Orts