El teletrabajo y su impacto en nuestra visión

Ante el incremento de la exposición a la luz de las pantallas

La cuarentena ha fomentado el teletrabajo, por lo que el tiempo de la población frente a las pantallas se ha incrementado, ya que algunas fuentes indican que el tráfico en internet se ha disparado estos días un 40%. Esta sobreexposición a la luz de las pantallas digitales puede llegar a producir fatiga visual o síndrome del ojo seco. Realizar descansos frecuentes, mantener una buena postura o utilizar lentes específicas que filtren la luz azul nociva son algunas de las claves para evitar estas dolencias.

Esta cuarentena, fundamental para prevenir la expansión del Covid-19, obliga que muchos tengan que trabajar desde casa. Esto, sumado a que después del teletrabajo la población emplea la mayor parte de su tiempo de ocio frente a las pantallas, supone una mayor exposición a la luz azul que éstas emiten. De hecho, estamos tan conectados actualmente a las pantallas que, según algunas fuentes, estos días las redes IP han experimentado incrementos de tráfico cercanos al 40%. En consecuencia, los ojos se cansan al tener que mantener el mismo foco de visión durante un tiempo prolongado, es decir, se produce fatiga visual y síndrome del ojo seco.

Reducir a cero el consumo de este tipo de dispositivos es prácticamente imposible, y más teniendo en cuenta la situación de cuarentena en la que se encuentra la sociedad española. Por ello, Essilor, líder mundial en lentes oftálmicas, nos ofrece las claves que hay que tener en cuenta para no sobrecargar la visión y evitar así futuras patologías.

La regla 20-20-20

Es necesario tomarse las pausas en el teletrabajo como una obligación y una buena forma es llevando a cabo la regla 20-20-20. Se trata de una técnica muy sencilla por la que cada 20 minutos una persona debe mirar fuera de su escritorio por 20 segundos y enfocar algo que se encuentre a unos 20 pies, es decir, a unos 6 metros. De esta manera, se logra que los ojos no estén enfocando en distancias cortas durante tanto tiempo, alterando su distancia focal y permitiendo su descanso.

Si en una conversación las personas pueden llegar a parpadear hasta 25 veces por minuto, cuando están frente a una pantalla la frecuencia de parpadeo llega a ser cinco veces menor. En concreto, una persona puede llegar a estar tan absorta en el contenido de una pantalla que apenas parpadea una vez cada diez segundos. 

La consecuencia de renunciar a este parpadeo es un mayor riesgo de contraer el síndrome del ojo seco, una alteración de la superficie ocular que se origina por la falta de producción de lágrima o por una lágrima de poca calidad que se evapora rápidamente. Por eso, es recomendable parpadear frecuentemente mientras se trabaja con pantallas. De esta manera, es posible evitar desarrollar una dolencia como el ojo seco, que puede volverse crónica y complicarse con más anomalías en la visión.

Cuidado con los reflejos

Los reflejos en la pantalla del ordenador también pueden causar fatiga ocular. Lo ideal del puesto de trabajo es que esté instalado de tal forma que las fuentes de luz tales como las ventanas no provoquen deslumbramiento directo ni reflejos en la pantalla. Por ejemplo, la pantalla debe situarse perpendicular a la entrada de luz por ventanas. Si esto no fuera posible, habrá que atenuar la entrada de luz por medio de persianas o cortinas a fin de evitar excesivos contrastes y reflejos.

La importancia de una buena postura

Teniendo en cuenta que por estos días la mayoría de la población permanecerá trabajando dentro de sus hogares, es fundamental conservar una buena postura corporal para evitar dolores, lesiones y diferentes problemas de salud que se puedan presentar. Para ello, es necesario que la postura no sea forzada y hay que mantener los ángulos rectos entre la espalda, el muslo y la pierna, así como entre brazo y antebrazo. En cuanto a la posición de la pantalla, ya sea de un ordenador de mesa o de un portátil, debe de ser elevada (a la altura de los ojos) y la persona debe de mantenerse a medio metro de distancia, aproximadamente. 

Lentes para relajar y proteger los ojos frente al uso de pantallas

Proteger la visión de la luz azul nociva con el uso de lentes específicas para ello también puede reducir el cansancio provocado por los dispositivos digitales. En este sentido, Essilor ha desarrollado Eyezen™, la lente para todos los usuarios de herramientas digitales que sean miopes, hipermétropes o sufran de astigmatismo, o para aquellos que no necesiten gafas para ver nítido. En definitiva, es una lente concebida para cubrir las necesidades de los usuarios digitales y con la que es posible aliviar los ojos delante de las pantallas, así como preservar la salud visual a largo plazo.

Otra solución son las lentes con Crizal® Prevencia™ y/o Eye Protect System, que filtran selectivamente la luz, eliminando la luz azul-violeta nociva y los rayos UV que provocan el envejecimiento precoz de sus ojos. Gracias a esta lente, los usuarios pueden tener los ojos relajados cuando estén delante de la pantalla, ver detalles de cerca de manera rápida y sencilla, y sin que los ojos se cansen. 

Con la colaboración de Essilor.